La diputada del PP en el Congreso Margalida Prohens atiende a los periodistas. | Jaume Morey

32

La diputada balear del PP en el Congreso, Margalida Prohens, opinó ayer que la falta de presencia de un miembro de Baleares en el Consejo de Ministros se debe al escaso peso político de Francina Armengol. En cualquier caso, la diputada consideró que lo más preocupante del nuevo Gobierno es su escasa sensibilidad hacia Baleares, con dudas sobre el mantenimiento del descuento del 75 por ciento o sobre la aprobación del REB.

La confirmación de que María Jesús Montero continuará como ministra de Hacienda también preocupa al PP. «Ya dijimos que Armengol añoraría a Montoro y el tiempo nos ha dado la razón», opinó la diputada, que recordó la postura de la ministra contraria al modelo de financiación que proponía Baleares cuando ocupaba el cargo de consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía.

Prohens lamentó que Sánchez no haga caso a Armengol ni en la aprobación del REB ni en el blindaje del 75 por ciento de descuento, pero sí siga sus pasos a la hora de nombrar más altos cargos en su Gobierno. «Nunca ningún Gobierno de España había tenido cuatro vicepresidencias, ni siquiera en la época de la transición», dijo. Cada una de las cuatro nuevas vicepresidencias «supondrá medio millón de gasto añadido para los españoles» y remarcó que, con esta decisión, «ha ninguneado» a Pablo Iglesias.

«El PSOE ha pasado de ser, como anunció en su campaña, el Gobierno de la gente a ser el Gobierno de su gente, ya que, de momento, parece que habrá unos 20 ministros; no quedará nadie sin colocar», concluyó.

Noticias relacionadas

Más plus para los funcionarios del Estado en Balears

Entre las primeras iniciativas que ha presentado el PP en el Congreso de los Diputados está preguntar al Gobierno sobre si piensa igualar el plus que cobran los funcionarios del Estado en Baleares con los funcionarios de Canarias, por ejemplo. También han presentado propuestas en defensa del sector de los cruceros y una pregunta al ministro del Interior sobre el «alud» de inmigración que se está produciendo en los últimos años en las Islas, en palabras del diputado ‘popular’ Miquel Jerez.