Las grandes inversiones que se realizaron en la época de Jaume Matas, como el metro, son una parte de la deuda histórica del Govern, pero la mayor parte de la deuda total se debe a la infrafinanciación autonómica: no llega lo que toca y el Govern debe endeudarse. | T. Ayuga

33

Baleares cerrará este año con un récord histórico de deuda de 8.827 millones, una cifra nunca alcanzada hasta la fecha a final de año que, sin embargo, no es tan mala noticia como aparenta: la cifra absoluta es elevada, pero en términos relativos, el volumen de deuda decrece. Representa el 27 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de Baleares cuando en 2015, hace cuatro años, el porcentaje llegaba al 30,3 por ciento del PIB.

El último dato que ha facilitado hasta ahora el Banco de España corresponde al tercer trimestre del año. La deuda de Baleares llegó a 9.207 millones, pero la previsión del Govern es que la cifra se reduzca en el último trimestre hasta llegar a esos 8.827 millones con los que se espera cerrar el año.

Pero tal vez lo más significativo de la deuda no está en el volumen absoluto, sino en saber a quién se debe el dinero porque el 70 por ciento del total es deuda contraída con el Gobierno central. Suma 6.376 millones de euros y procede de diversos mecanismos de financiación que puso en marcha el Gobierno para que las comunidades autónomas no tuvieran que recurrir a los bancos y evitaran de esa forma pagar intereses.

La consellera d’Hisenda, Rosario Sánchez, asegura que esa ingente deuda de Balears responde a un grave problema que tienen las Islas: la infrafinanciación autonómica. Balears recibe menos dinero de la financiación autonómica del que le tocaría y eso le ha obligado a pedir préstamos a bancos o al Gobierno.

5.000 millones

El Govern también ha calculado el coste de la infrafinanciación y estima que, durante todos estos años, han dejado de llegar cerca de 5.000 millones de euros que se han tenido que conseguir vía deuda. Son los cálculos de la Direcció General de Pressuposts, porque la Sindicatura de Comptes también hizo una estimación, aunque en su caso es a la baja: algo menos de 4.000 millones.

Por esta razón, el Govern ha propuesto en numerosas ocasiones abrir un proceso de negociación con el Gobierno para que le libere del pago de una parte de esa deuda. Volverá a ser un reto de la consellera d’Hisenda cuando Pedro Sánchez logre formar Gobierno, pero la actual ministra, María Jesús Montero, se ha mostrado abiertamente en contra de perdonar esa deuda que algunas comunidades autónomas considera ilegítima.

Estabilización

Pese a que las cifras son muy llamativas, la realidad es que Baleares ha mantenido en los últimos años la línea de control y estabilización de la deuda hasta el punto de que ha sido la comunidad en la que más se ha reducido en términos porcentuales. La deuda también bajó el año pasado en términos absolutos, casi cien millones de euros, pero este año volverá a subir ligeramente. El Govern espera seguir reduciendo su endeudamiento a partir de 2020.