El Teatre Xesc Forteza de Palma acogió este domingo por la noche la gala conmemorativa por el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida. | E.Queirolo

0

El Teatre Xesc Forteza de Palma acogió este domingo por la noche la gala conmemorativa por el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida que organiza la Associació de Lluita Anti-Sida de Balears (ALAS). Bajo el lema #ArtEnPositiu, el evento busca concienciar sobre la importancia de la salud sexual y la atención a las personas afectadas por VIH.

Al acto asistieron el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs, la consellera de Salut, Patricia Gómez, la consellera de Serveis Socials, Fina Santiago, el alcalde de Palma, José Hila o el director de Institut Mallorquí d’Afers Socials, Javier de Juan, entre otros
Los primeros invitados llegaron cerca de las 19:30 horas, donde pudieron disfrutar de la exposición ‘La voz del miedo’ de Idoia Fradejas, que narra los relatos de personas que viven con VIH, acompañados de fotografías.

Sin embargo, y a pesar del tono grave de la muestra, «siempre enfocamos el evento desde el punto de vista del humor, no perdemos la sonrisa, porque celebramos que las personas que contrajeron VIH viven, y las que se han infectado recientemente tienen una esperanza de vida igual a la de una persona sin VIH» explicó Joan Viver, coordinador de Alas, enfatizando que «hay que quitar la etiqueta de muerte al VIH».

GALA DE LA SIDA FOTO EMILIO QUEIROLO

Noticias relacionadas

La gala fue presentada por dos payasos de Sonrisa Médica, que condujeron a los asistentes a través de la historia del VIH haciendo referencia a cortos y películas. Posteriormente, el presidente de Alas, Joan Lluís Llull, ofreció un discurso en el que destacó que «las infecciones por VIH y otras ITS continúan con mucha incidencia en nuestras islas, es necesario reforzar los centros de atención para las ITS». Cabe destacar que en las Islas se detectan cerca de 14 casos nuevos de VIH por cada 100.000 habitantes.

Después, se procedió a la entrega del Premio Alas 2019, que recayó en Sebastià Mascaró, por su colaboración con la organización y sus proyectos artísticos que funden la educación en relación al VIH y el arte.

La gala finalizó con las actuaciones de Maia Planas y David Mohedano, así como de Lalo Garau.