Tanto los agentes de la propiedad inmobiliaria como desde la Associació Balear de Serveis Inmobiliaris han advertido de que muchas propiedades se ofertan por encima de su precio de mercado. | G. ANDREU

14

El pasado mes de septiembre se registraron 1.055 operaciones de compraventa de viviendas en Baleares, un 13,9 % menos que el mismo mes del año pasado, según los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este nuevo descenso, las Islas encadenan más de un año con bajadas interanuales en la compraventa de viviendas, como se aprecia en el gráfico adjunto. Solo en mayo se registró un ligero aumento.

Esta evolución a la baja en las transacciones inmobiliarias no se ha traducido en una reducción de los precios, aunque sí que se ha iniciado un ajuste de costes en los últimos meses, que será más plausible a partir de final de año. Así lo auguró la presidenta de los Administradores de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Baleares, Natalia Bueno, recientemente, quien advirtió de un «cambio de tendencia» ya que la bajada de los precios «se está empezando a generalizar».

Tanto los API como desde la Associació Balear de Serveis Inmobiliaris ya han advertido del sobrecoste a que se ofrecen las viviendas en las Islas, lo que frena su venta. De media, las viviendas se ofertan a un 30 % por encima de su precio real, según los expertos.

Este sobrecoste, la dificultad de financiación y la escasez de obra nueva a precio asequible contribuyen a este descenso continuado de la compraventa de vivienda. En este sentido, cabe recordar que tanto promotores como constructores hace tiempo que advierten de la falta de nuevas promociones a precios al alcance de la clase media. Esta falta de stock y una demanda que no ha parado de crecer en los últimos años han provocado un encarecimiento de la vivienda, según las patronales.

Prueba de esta falta de obra nueva es que en septiembre, según los datos del INE, ocho de cada diez viviendas que se vendieron en Baleares eran de segunda mano. Esta tendencia no es nueva, sino que se remonta a mediados de 2015, cuando el mercado inmobiliario empezó a despegar. El panorama dista mucho de los años del ‘boom’ inmobiliario, cuando se registraban más 2.500 operaciones de compraventa mensuales, de las que más de la mitad eran de viviendas de obra nueva.

A nivel estatal, la compraventa de viviendas bajó un 12 % en septiembre en relación a un año antes, hasta las 37.995 operaciones, su cifra más baja en un mes de septiembre desde 2016. En las Islas, se registró el peor en el noveno mes del año desde 2015. Sin embargo, el dato de septiembre fue mejor que el de agosto, por lo que desde el portal inmobiliario Pisos.com, apuntaron a una «normalización del sector tras un verano complicado».