Entrada al ambulatorio del Carme, ubicado cerca de la Rambla de Palma. | Pere Bota

8

La pintura desconchada, los fallos de climatización o las tuberías rotas que tantas quejas ha generado entre los trabajadores y pacientes del ambulatorio del Carme de Palma dejan una evidencia: la infraestructura se ha quedado obsoleta. El año que viene, cuando esté acondicionado el Hospital General situado a tan sólo unos centenares de metros y que actualmente está en obras, las consultas del Carme se irán trasladando paulatinamente hasta quedarse vacío.

El objetivo es pasar la actividad asistencial a unas instalaciones totalmente nuevas. Concretamente se ubicarán donde estaban los antiguos quirófanos del Hospital General de la primera planta del centro sanitario, una zona actualmente sin uso que se recuperará para los pacientes.

Cabe recordar que en el ambulatorio del Carme hay actualmente consultas de los servicios de oftalmología, traumatología, urología, digestivo, dermatología, anestesia, neumología, cirugía general y digestiva, neurología, cardiología y la consulta del centro de diagnóstico, tratamiento y prevención de infecciones de transmisión sexual (CAITS). Todas ellas se trasladarán el segundo semestre del año que viene. En total, se prevé la construcción de veinte consultas equipadas que ocuparán una superficie de 900 metros cuadrados.

El edificio del Carme, en la Rambla de Palma, se quedará vacío en un primer momento. Se sabe que hay un proyecto de futuro para darle uso, pero más allá de que podría acoger servicios centrales del IB-Salut que actualmente están en la sede oficial, poco más ha trascendido.

Noticias relacionadas

Reforma del General

Las obras en el primer piso del Hospital General empezaron el pasado mes de octubre y tienen un coste de 1.483.936 euros. La previsión es que estén terminadas dentro del segundo semestre del año que viene.

La reforma de esta planta se enmarca en el plan de rehabilitación y mejora del centro cuyo presupuesto total está valorado en tres millones de euros. El proyecto entero incluye un conjunto de actuaciones para mejorar las estructuras y las instalaciones del edificio y para la modernización tecnológica de los servicios del hospital. Supone volver a invertir en un centro hospitalario emblemático que lleva años dedicado a la atención de pacientes crónicos donde, además, habrá un espacio, hasta ahora desaprovechado, para el área asistencial.

Las obras las lleva a cabo la gerencia del Hospital Son Espases-Sector Ponent, de quien depende el General. Desde el año 2017 se han hecho diferentes actuaciones que pasan desde reparar humedades, cubiertas o vigas dañadas por el paso del tiempo, al cambio del cuadro eléctrico y la sala central térmica.

Además se ha reformado la Unidad de Convalecencia B y el pasado mes de septiembre empezaron las obras del área de radiología paralelamente a las del área de quirófanos. Por último, el plan también contempla la reforma integral de la Unidad de Convalecencia C todavía en fase de redacción del proyecto.