El trabajador sufrió un accidente de tráfico tres semanas antes del día de su boda y estuvo dos años de baja. | Redacción Local

13

Sin luna de miel por una baja a destiempo. La Sala de lo Social del TSJB rechaza el recurso de un trabajador que quería poder disfrutar de los días de permiso por matrimonio a pesar de que se casó cuando estaba de baja.

La defensa del trabajador pretendía aprovecharse de una sentencia reciente del Tribunal Supremo. Esta resolución señala que, cuando el hecho que desencadena un permiso laboral retribuido, como una boda, un nacimiento o un fallecimiento, cae en festivo, los días libres se disfrutan a partir del primer laborable que aparezca. La sentencia establece que, de esa manera se privaría de días de descanso cuando coincida con una festividad más larga.

Sin embargo, el Tribunal Superior, razona que este caso no es el mismo: el trabajador sufrió un accidente de tráfico apenas tres semanas antes de la fecha que estaba fijada para su boda. La celebración se mantuvo, pero las graves secuelas que siguieron al siniestro llevaron a que el empleado estuviera más de dos años en situación de incapacidad temporal. Cuando regresó a su empleo, en una fundación cultural, solicitó disfrutar de los quince días que le hubieran correspondido por su matrimonio. Se le denegaron y acudió a los tribunales para reclamarlos. Un juzgado de lo Social ya dio la razón a la empresa y el TSJB ratifica ese criterio: «La referencia genérica al primer día laborable no encaja en la situación del demandante puesto que, lógicamente, durante el periodo de incapacidad temporal ha habido días laborables en la empresa».

Además, la sentencia de la Sala de lo Social recuerda que este tipo de permisos no se puede demorar de forma indefinida: «Todo permiso conlleva el mantenimiento de la retribución a la vez de dejar de desarrollar la actividad profesional, por lo que la compensación establecida viene vinculada al hecho que origina el propio permiso, del cual parte».

La resolución reprocha a la defensa del trabajador que no aportara ningún otro tipo de justificación para retrasar el permiso. También señala que la posibilidad de retrasarlo no aparece en el convenio colectivo de la empresa, por lo que mantiene que la baja laboral deja al empleado sin días libres.