En estos momentos queda todavía por reformarse en torno al 50 % de la oferta de alojamiento en Mallorca, según datos de la patronal FEHM. La mayor parte de los establecimientos son de tres estrellas. | A.G.

20

La Asociación de Constructores de Baleares y asociaciones hoteleras de Mallorca muestran su preocupación porque durante la temporada invernal habrá una paralización de proyectos de obra de remodelación y modernización en la oferta de alojamiento, todo ello derivado de los problemas de falta de liquidez provocados a causa de la reciente quiebra del grupo turístico Thomas Cook.

El presidente de los constructores, Eduardo López, constata la inquietud empresarial en todas las Islas: «Es lógica la actitud de los hoteleros que tenían programadas obras de reformas en sus establecimientos entre octubre y marzo, ya que la quiebra de Thomas Cook ha generado un clima de incertidumbre en el sector turístico y hay empresas que han decidido esperar acontecimientos».

Joan Llull: «El grupo Thomas Cook nos ha tenido engañados a todos los hoteleros»

López puntualiza que esta situación «es generalizada en todas las zonas vacacionales, lo que se sumará a la caída en picado que obras turísticas que registramos desde hace dos años y que de enero hasta la fecha ha descendido un 40 % respecto a 2018».

Los constructores piden a los ayuntamientos que ante esta coyuntura «tienen que cambiar la actual dinámica de ralentizar la concesión de licencias de obras, ya que están colapsando la actividad de nuestro sector».

Las empresas tendrán incentivos laborales y fiscales para paliar la crisis de Thomas Cook

Noticias relacionadas

Asociaciones hoteleras de Mallorca reconocen que los impagados que deja el grupo turístico británico «están superando todas las previsiones y hay temor a que no se recupere nunca, de ahí que las empresas están actuando en consecuencia y paralizando cualquier tipo de inversión».

Thomas Cook, en este sentido, al cesar sus operaciones ha dejado en la estacada a muchos hoteles que iban a realizar reformas durante la temporada baja «porque habían firmado contratos en exclusividad si llevaban a cabo este tipo de reformas en los establecimientos».

Los trabajadores de Thomas Cook en Palma, obligados a acudir al puesto de trabajo sin poder cobrar

A parte de los impagados, que la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), cifra en 110 millones, «está el lucro cesante del mes de octubre, que no está cuantificado pero que es elevado porque se había convertido en muy rentable pese a las ofertas que se realizan para incentivar las ventas».

Los bancos, por su parte, no están perdiendo la oportunidad y ofrecen ya todo tipo de créditos a los empresarios perjudicados por la desaparición del grupo turístico británico.

El presidente de la Asociación Hotelera de Alcúdia-Can Picafort, Jaume Horrach, señaló este martes: «Los bancos se han ofrecido a ayudar a los hoteles afectados, pero esta situación se ha acentuado ahora por todo lo que ha pasado. Los tipos de interés están muy bajos y cada empresa negocia con la entidad financiera el crédito que más le conviene».