Martí March, en el centro, durante la rueda de prensa. | CAIB

14

El nuevo curso empieza este miércoles con 407 profesores más y una previsión de 2.288 nuevos alumnos. En concreto, se espera una matrícula, entre centros públicos y concertados, de 170.251 alumnos, teniendo en cuenta que en Secundaria, Bachillerato y FP el período de matriculación todavía no ha finalizado. Del total mencionado, 52.900 corresponden a centros concertados.

Por su parte, la plantilla docente alcanzará los 15.797 profesionales, de los que 12.105 son de centros públicos y los 3.692 restantes, de concertados. De los 407 nuevos docentes, 359 son de la enseñanza pública y 48, de la concertada. El sistema público cuenta con el número de profesores más elevados de la historia. Desde 2015, la enseñanza pública ha incorporado 1.511 docentes.

Estos datos fueron aportados este lunes por el conseller de Educació, Universitat i Recerca, Martí March, acompañado de los directores generales Antoni Morante, Rafela Sánchez y Amanda Fernández, y del secretario general, Tomeu Barceló.

Martí March destacó que «Baleares es la única comunidad de España con un crecimiento continuado de alumnos, con incrementos de 2.000 o más estudiantes en cada curso, como en este caso. Esta circunstancia obliga a invertir más en infraestructuras, docentes y atención a la diversidad».

El conseller de Educació también se refirió a «la consolidación, de 856 profesores, fruto de las oposiciones de 2019, que tendrán continuidad al menos en 2020 y 2021. Gracias a las pruebas realizadas, hemos pasado de un 37 % de interinos a un 28 %». También señaló que «el nuevo curso contará con 30 inspectores educativos, cuando en 2015 sólo disponíamos de 10».

Un aspecto importante en esta legislatura será el impulso a la mejora de la etapa educativa de 0-3 años. En este nuevo período escolar, el alumnado de 0-3 años, tanto de centros públicos como concertados, podrá acceder a las ayudas de comedor. En este apartado, March subrayó la inversión de 5 millones de euros, que incluye la creación de plazas públicas y la autorización de privadas para esta etapa, así como las ayudas a la escolarización en familias vulnerables. En este sentido, el conseller apeló a todas las administraciones para la creación de más plazas de 0-3 años, con una especial mención al Gobierno central «para que autorice a los ayuntamientos la inversión de superávits por este concepto».

Respecto a las ratios, Antoni Morante, director general de Planificació, Ordenació i Centres, indicó que «Baleares cuenta con una ratio media de Educación Infantil de 19,8 alumnos por aula, con una ratio concreta de 20 alumnos a la edad de tres años, cuando el nivel legal es de 25. La media de ratios del resto de niveles educativos también está por debajo de los límites legales. Ello no significa que no se puedan dar casos puntuales de ratios que superan los límites, lo que da lugar a intervenciones de la Conselleria».

En atención a la diversidad, los responsables de Educació explicaron que el 3,57 % del alumnado está incluido en Necesidades Educativas Especiales. Y sólo el 0,34 % está escolarizado en centros de Educación Especial. El resto, muy mayoritario, estudia en centros ordinarios.

Con 95 aulas modulares en este inicio de curso, 23 menos que el año pasado, el conseller explicó que «desde 2015 se han invertido 70 millones en infraestructuras educativas. En Mallorca se han construido dos centros nuevos: el colegio de Son Macià y el instituto de Santa Maria. Y se han ampliado los institutos de Binissalem; Berenguer d’Anoia, en Inca; y Puig de sa Font, en Son Servera. También se han ampliado colegios en Inca, Marratxí y Montuïri. Se está ejecutando la ampliación del colegio de Portocristo, están a punto de licitarse más ampliaciones y se han redactado los proyectos básicos o definitivos de otras reformas y construcciones».

Este lunes comenzó también el curso en las escoletas municipales.