Los hechos sucedieron en la residencia de La Bonanova. | T. Ayuga

21

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) propondrá que en una futura ley de protección de las personas mayores se incluya el control de los antecedentes penales de los cuidadores para prevenir casos como el de la violación de una anciana en la residencia de la Bonanova de Palma.

El presidente del IMAS, Javier de Juan, ha comparecido este lunes en rueda de prensa para informar sobre la denuncia que su institución ha presentado contra un cuidador contratado desde noviembre que, presuntamente, el 28 de agosto abusó sexualmente de una anciana a la que atendía.

A raíz de estos hechos, que De Juan ha condenado enérgicamente, el Consell de Mallorca insistirá en su petición de que se apruebe una ley de protección de los mayores que contemple que para ser contratado en una residencia se tenga que entregar un certificado de antecedentes penales que evite la reincidencia en el maltrato a ancianos, aunque en el caso denunciado no hay constancia de que el sospechoso hubiera cometido en el pasado hechos similares.

El conseller de Asuntos Sociales ha explicado que para el cuidado de niños sí se impide la contratación de personas con antecedentes delictivos, pero ha incidido en que una agresión como la que investiga la justicia es extraordinario y puede producirse aunque se afinen las condiciones para la incorporación de personal en las residencias de ancianos.

Noticias relacionadas

Sobre la sucesión de hechos, que no ha podido detallar por respeto a la intimidad de la víctima y su familia, sí ha expuesto que la agresión sexual se habría producido el 28 de agosto y fue denunciada a la dirección de la residencia por una trabajadora el 3 de septiembre, tras lo cual se mantuvo una entrevista con el acusado, quien confirmó las sospechas y fue expedientado y apartado de su puesto de trabajo de inmediato.

El día 5 se informó de lo ocurrido a la familia, con la que no se pudo contactar antes, y el 6 de septiembre se presentó la denuncia ante la Policía Nacional y se entregó la información recabada a la Fiscalía.

La directora insular de Mayores, Sofía Alonso, ha justificado que pasara casi una semana desde que una trabajadora tuvo constancia de los hechos hasta que lo denunció a la dirección de la residencia: «Era una situación muy difícil, delatar a tu compañero y la gravedad de los hechos que tenía que transmitir».

Tanto Alonso como De Juan han elogiado el trabajo que realizan todos los empleados del IMAS dedicados al cuidado de ancianos y han asegurado no tener constancia de conductas inapropiadas previas por parte del cuidador encausado, que fue puesto a disposición judicial y se encuentra en prisión preventiva.

El presidente del IMAS ha pedido disculpas a la familia de la víctima, que sigue interna en la Bonanova y no tiene secuelas físicas importantes.