Jorge Campos, en 2012, cuando presidía el Círculo Balear, ya cargaba contra el sistema educativo de Baleares. | Pere Bota

150

El líder de Vox en Baleares, Jorge Campos, quiere visitar los centros educativos públicos de Baleares en horario lectivo «para ver qué está pasando», en referencia al «adoctrinamiento de alumnos» que, a su juicio, se practica en los colegios.

Campos registró esta semana un escrito en el Parlament solicitando la visita «a todos los centros públicos de Mallorca» amparándose en artículo 15.5 del reglamento de la Cámara, el cual establece que «los diputados podrán acceder a las dependencias públicas para cumplimiento de su función parlamentaria».

«Hemos solicitado la visita a los centro públicos no solo para comprobar el estado de las infraestructuras sino sobre todo porque llevamos ya muchos años comprobando que hay infinidad de denuncias por adoctrinamiento político pancatalanista en las aulas», señaló el diputado en declaraciones a este periódico. «Es gravísimo, el utilizar a los menores para adoctrinarlos políticamente. Por eso hemos solicitado esa visita en horario lectivo, para comprobar in situ qué está pasando en las escuelas públicas, qué está pasando con nuestros alumnos y qué están haciendo ciertos profesores, sobre todo aquellos que están en la órbita del sindicato separatista STEI», añadió Campos, que matizó que «en ningún caso se trata de estigmatizar a los docentes, pero somos conscientes de que hay un problema».

La lucha contra el «adoctrinamiento» en las escuelas es uno de pilares programáticos de Vox en el Archipiélago. Uno de los puntos del ideario político que la formación tiene en su página web se refiere precisamente a «acabar con el adoctrinamiento político e ideológico en las aulas». Este ideario también propone que los padres puedan escoger la lengua vehicular de la enseñanza «entre las dos mayoritarias de Baleares, garantizando el conocimiento de ambas», insta a «implantar en España un único sistema educativo» y defiende la derogación de «toda la legislación autonómica que impide la libertad lingüística en la Administración y en la enseñanza pública».

El cuestionamiento y los ataques de Jorge Campos al modelo educativo y lingüístico de Baleares son sobradamente conocidos. El actual líder de Vox ya cargaba contra el ordenamiento antes de dar el salto a la política activa, cuando presidía la fundación Círculo Balear.

Ciudadanos y el PP también apuestan en sus programas electorales para que el castellano gane presencia en el sistema educativo de Baleares a costa de la lengua propia. El último Govern que trató de implementar medidas similares a las que propone Campos fue el presidido por José Ramón Bauzá, que decretó el TIL. Ello dio lugar a una fuerte oposición por parte de los docentes, que junto a un sector mayoritario de la comunidad educativa se manifestaron en contra.