El restaurante de comida oriental se enfrenta a dos multas que pueden sumar un máximo de 25.000 euros. | L. BECERRA

El restaurante de comida oriental de Palma cerrado de forma cautelar desde el pasado 25 de agosto por intoxicación alimentaria que, supuestamente, se originó en su cocina, ya recibió un aviso el pasado mes de junio. Entonces, desde la Conselleria de Salut tuvieron constancia de tres personas intoxicadas y todas ellas dieron positivo en salmonela.

En esta ocasión, el número de intoxicados es de 94, de los que 26 han dado positivo en salmonela. El Servicio de Epidemiología de la Direcció General de Salut Pública está investigando todavía el origen del brote. En el caso de junio no se consiguió averiguar.

Tras tener constancia de los tres casos de intoxicación registrados en junio, los inspectores del Servicio de Seguridad Alimentaria visitaron el local y detectaron una serie de deficiencias que no impedían que pudiera permanecer abierto. Aun así, notificaron una advertencia de que se tenían que subsanar. Al cabo de diez días, cuando los inspectores acudieron de nuevo al local, se habían solventado. De todos modos, se abrió un expediente sancionador, pendiente de resolver, que puede comportar una multa de hasta 5.000 euros.

En estos momentos, el restaurante tiene un segundo expediente sancionador abierto cuya multa puede ser de entre 5.000 y 20.000 euros, al tratarse de una falta grave ya que hay reincidencia. En total, el restaurante se enfrenta a dos multas que pueden sumar hasta 25.000 euros.

En esta última ocasión, el establecimiento permanece cerrado hasta que subsane las deficiencias que puedan poner en riesgo la salud de las personas y presente un plan a la Direcció General de Salut Pública, en el que tendrá que garantizar que conoce las prácticas de manipulación de alimentos. En caso de reabrir, habrá vigilancia exhaustiva.