Las conselleras Pilar Costa y Fina Santiago explicaron este viernes los acuerdos del Consell de Govern, el primero tras la pausa de dos semanas durante agosto. | GOIB

33

El Consell de Govern aprobó este viernes un decreto que prevé ayudas de 438 euros mensuales a menores huérfanos como consecuencia de violencia machista y que podrá extenderse hasta que cumplan 22 años y, en algunos casos –si están estudiando, a 25.

El decreto, que desarrolla una ley de apoyo a las familias aprobada hace un año, prevé dos supuestos para acceder a esta ayuda que es compatible con otras prestaciones del sistema público: cuando uno de sus progenitores haya muerto como consecuencia de un caso de violencia machista (en Baleares, durante los últimos años) 12 menores han quedado huérfanos tras el asesinato de mujeres) o cuando, tras una agresión, hayan sufrido un grado de discapacidad superior al 33 %. Baleares es la primera comunidad autónoma que ha incluido este supuesto (la discapacidad) a para este tipo de prestación.

Así lo explicó este viernes la consellera d’Afers Socials, Fina Santiago, después de la reunión del Ejecutivo, la primera después de una pausa estival de dos semanas. En la reunión, también se acordó aumentar el presupuesto del Institut Balear de la Dona (IBD), organismo que gestiona todas las políticas relacionadas con la mujer y la igualdad y que también se ocupa de la atención a las mujeres víctimas de la violencia machista.

La consellera de Presidència, Igualtat i Cultura, Pilar Costa (que también en la portavoz del Govern) explicó que el presupuesto del IBD se incrementará un 50 por ciento y pasará de los 385.000 euros actuales a 588.386 euros anuales.

El incremento servirá para mejorar el servicio 24 horas de atención social y acompañamiento a las víctimas, que contará con cuatro profesionales más a partir del año que viene y ampliará los servicios que ofrece durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre.

La actual plantilla de diez personas pasará a una plantilla de catorce. De este modo, se podrá ofrecer un servicio establecido en el Protocolo de actuación y el Plan contra la Trata de Mujeres y Niñas con Fines de Explotación Sexual y de Abordaje a la Prostitución.

Según Costa, con este refuerzo «se podrá cubrir de una forma más adecuada la atención a las víctimas de agresiones sexuales, que normalmente se producen en horario nocturno».

También estas medidas «favorecerán una mejora de la atención a las víctimas de tráfico con fines de explotación sexual».

Durante 2018 se atendieron a 2.823 vía telefónica y 346 fueron asistidas personalmente. «La medida es una intervención por día», ha valorado Costa, que ha añadido además que en lo que llevamos de año se han atendido a 2.091 personas por teléfono y se ha asistido a 194 personas.