Imágenes de incendio en Portinatx. | Periódico de Ibiza

5

La alarma saltó ayer a primera hora de la tarde cuando se empezó a ver una gran columna de humo en Portinatx. En concreto, cerca de la playa del Arenal Petit, en una zona forestal entre los hoteles Club Portinatx y Grupotel Ibiza Beach Resort (antiguo hotel Oasis). El incendio empezó pasadas las 16.00 horas y hasta este punto del norte de Ibiza se desplazaron los Bomberos, un helicóptero, dos autobombas, 17 brigadistas y dos agentes de Medio Ambiente del Ibanat, así como Protección Civil y la Guardia Civil. Las llamas devoraron un total de 0,67 hectáreas de pino y matorral y se tuvo que desalojar a más de 400 personas entre turistas y residentes de la zona por precaución, según explicó el alcalde de Sant Joan, Antoni Marí Carraca. El incendio se dio como controlado a las 17.50 horas y fue completamente extinguido a las 20.00 horas. Tras tener las llamas bajo control, los desalojados pudieron regresar a sus casas y hoteles alrededor de las 18.00 horas.

Rapidez

El alcalde de Sant Joan recibió el aviso y se desplazó rápidamente hasta la zona. «Iba francamente asustado porque veía la columna de humo y pensé que podía ser muy grave», precisó Carraca, quien alabó la veloz respuesta de los vecinos y trabajadores de los hoteles de la zona: «La colaboración de trabajadores y vecinos es digna de destacar. En honor a la verdad he de decir que Ibanat, Bomberos, Protección Civil y Guardia Civil llegaron enseguida tras recibir el aviso y eso que es el punto más alejado de Ibiza. Cuando se actúa con diligencia, rapidez y eficacia hay que destacarlo». En este sentido, Carraca agradeció tanto a los vecinos como a los profesionales su pronta respuesta ante las llamas: «Quiero dar las gracias tanto a los vecinos por su comportamiento, rapidez y diligencia, a toda la gente que ha colaborado y, por supuesto, a los profesionales del Ibanat, Bomberos, Protección Civil y Guardia Civil».

Uno de esos vecinos que no dudó en implicarse para evitar que el fuego se expandiera fue Mateu Torres: «Estaba trabajando en la playa; vi la gran columna de humo y dije ‘voy para casa, que está mi madre con mi hermana’ y no me cogían el teléfono. Llegué allí y ya había vecinos haciendo cadena humana con cubos para ir tirando agua. Me asusté muchísimo porque el fuego estaba muy cerca. Mi casa no está afectada; no ha afectado a personas ni viviendas, gracias a Dios. El bosque sí que está afectado».

Alicia Medrano, técnico del Ibanat, comentó ayer que las causas, por el momento, se desconocen y apuntó que «ha sido un incendio de no muy grandes dimensiones, pero con bastante peligrosidad por ser una zona con entorno urbano, casas», apuntó.

Finalmente, todo quedó en un «gran susto y es una experiencia de la que tenemos que aprender», apuntó Carraca. En este sentido, el alcalde de Sant Joan recordó que los terrenos rústicos deben tener los bancales labrados «y si es urbano, hay que limpiar el entorno, podar los árboles a una altura que no haya peligro y que las ramas no se crucen unas con otras porque si no estamos creando auténticas ratoneras», explicó.