El expresidente del Govern balear Jaume Matas (d), en el juicio de Son Espases que se celebró ante la sección primera del tribunal provincial. | Efe

16

«La mano del presidente estuvo presente en todo el procedimiento, en todas las fases, en todos los actos». La Audiencia Provincial impone al expresident Jaume Matas diez meses de cárcel más por el ‘caso Son Espases’. El tribunal le impone la pena que sí aceptó su defensa, por un delito de fraude a la administración y la que no, por tráfico de influencias.

La parte buena para el expresident es que se rechaza que tenga que pagar la multa de 38 millones de euros que le reclamaba la Fiscalía. Si esta sentencia, que puede ser recurrida ante el Supremo, se convierte en firme, Matas acumulará condenas de cinco años y un mes.

Junto a Matas también son condenados la exconsellera de Salut, Aina Castillo; el exgerente del IB Salut, Sergio Bertrán y el empresario Jesús Peinado. Estos tres se conformaron plenamente con la acusación formulada por la Fiscalía y el Govern y sus penas de prisión se sustituirán por multas.

En el caso de Matas, lo que tenía que decidir la sala es si había cometido o no un delito de tráfico de influencias. La sentencia es contundente: «Todo el proceso obedeció a la orden de hacer efectivo al deseo del president para que la concesión se adjudicara a OHL. Todas las actuaciones descritas, tanto las que hacían avanzar la adjudicación hacia OHL como aquellas otras, tras la filtración a la prensa, cuyo objetivo no podemos deslindar ya fuera tapar la maniobra o ya fuera conseguir que fuera exitosa, se realizaron con la conciencia de que se estaban ejecutando las órdenes del señor Matas».

La Sección Primera de la Audiencia deja también constancia de las sombras del caso, una vez se abortó la opción de OHL y Matas decidió suspender la mesa de contratación y pedir que interviniera el Consell Consultiu y varios colegios profesionales: «No sabemos si estas actuaciones fueron realizadas para salir del atolladero provocado o era otro brindis al sol».
Respecto a la multa, la sentencia la desestima porque no existe una cuantificación fiable del beneficio que esperaba OHL. Descarta que sea válido el informe que presentó un empleado de la empresa que lo fijaba en 38 millones porque no detalla el origen de esta cifra.

Palma Arena

Jaume Matas casi ha terminado el recorrido judicial de una década tras ser imputado en el ‘caso Palma Arena’. Con esta sentencia, que con probabilidad recurrirá al Supremo, solo le queda pendiente el juicio por una pieza del Palma Arena en la que no le acusa la Fiscalía sino solo el Govern.