Las excursiones a sa Calobra también registran un descenso, principalmente porque los touroperadores incrementan los precios de forma artificial y ello afecta a la demanda. | Antoni Pol

47

La venta de excursiones turísticas en Baleares han bajado más de un 50 % en los últimos cinco años, dejándose de comercializar en torno a un millón, según señalan desde las patronales de las agencias de viajes Aviba y del transporte discrecional por carretera (FEBT).

La patronal del transporte que preside Rafael Roig puntualiza que este descenso de venta de excursiones «tiene un efecto negativo en el transporte turístico discrecional, porque gran parte de la flota de autobuses que antes tenía mayor movimiento como consecuencia de las excursiones diurnas y nocturnas durante los meses de temporada, ahora no lo hace por la caída en picado de la venta de excursiones». Esta coyuntura, según la FEBT «afecta a la cuenta de resultados de las empresas, ya que con las excursiones se generaban unos ingresos que paliaban costes de explotación».

Aviba incide en el bajo poder adquisitivo de los turistas que llegan a las Islas: «Es un factor que influye, tanto es así que se venden excursiones con rebajas más que considerables. Por ejemplo, si antes la excursión a Valldemossa incluía la Cartuja, ahora hay turistas que no pagan la entrada a la Cartuja para así abaratar el precio final. Esto antes no sucedía».

En estos momentos, uno de cada diez turistas que llega a Mallorca contrata alguna excursión, lo cual explica el descenso progresivo en la última década. Aviba puntualiza que en los años de bonanza turística se superaban los dos millones de venta de excursiones diurnas y nocturnas.

«Estas cifran no van a volver nunca, ya que todos los mercados emisores registran bajadas anuales de entre un 10 y 15 %, especialmente en Mallorca por el alto porcentaje de turista repetidor, que opta por alquilar el coche y moverse a sus anchas por la Isla», afirman desde la patronal de las agencias de viajes.

Las excursiones que más salida tienen pese al descenso de ventas generalizadas son las tradicionales: las cuevas, la vuelta a la Isla (Palma-Sóller-sa Calobra), el tren de Sóller, Formentor, Palma-Valldemossa y las marítimas (Cabrera).

En lo que llevamos de temporada turística, este segmento registra una caída del 15 % en Mallorca, como así constatan desde la FEBT, Aviba, el tren de Sóller y cuevas. «Las excursiones tradicionales han pasado de moda, pero esperamos que el incremento del turismo español pueda paliar este descenso en los meses de julio, agosto y septiembre», indican las agencias que programan este servicio turístico.

Touroperadores

Los touroperadores han pasado de apostar por el sector de la venta de excursiones, que en los años 90 y 2000 les generaba suculentos ingresos, a optar por no comercializarlas porque no les son rentables en la actualidad. Además, los transportistas se quejan de que eliminan cada vez más todo tipo de servicios en los autobuses.