Los consellers Iago Negueruela, Marc Pons y Pilar Costa son los negociadores por parte del PSIB. | Jaume Morey

6

Los partidos de izquierdas afrontan una semana clave de negociaciones en la que se resolverán varias cuestiones: el nombre del president del Parlament y del resto de miembros de la Mesa y, sobre todo, si Més forma finalmente parte del Govern o sigue las estrategia de sus socios menorquines y queda fuera del Ejecutivo balear.

Este lunes por la mañana se celebra una reunión que será determinante para ver qué puede pasar en las próximas horas. Podemos, Més y PSIB retoman las negociaciones después de que los representantes de la formación ecosoberanista se levantarán el pasado viernes muy molestos con la oferta del PSIB: dos consellerias de las doce que se crearán, además de la posibilidad de elegir entre el senador autonómico y el president del Parlament.

Conflictos

Los negociadores de Més se levantaron de la mesa al entender que la oferta es insuficiente y piden, al menos, tres puestos en el Govern, el mismo número que lograron en el pacto de 2007. Més argumenta que, en aquellas elecciones, PSIB y Més tuvieron unos resultados prácticamente idénticos a los actuales y les correspondieron tres consellerias. Sin embargo, hay una diferencia: en aquella ocasión había catorce departamentos y no doce, como pasará ahora.

El resultado de la negociación de este lunes se trasladará este martes a la asamblea de los ecosoberanistas. Este será el órgano que decida si la formación entra o no en el Govern. De no hacerlo, PSIB y Més deberán comenzar a negociar un acuerdo de investidura en el que los ecosoberanistas pondrán sobre la mesa su programa electoral a cambio de dar su apoyo a Francina Armengol como presidenta del Govern.

Quieren negociar un acuerdo de investidura de forma que su apoyo a la candidata socialista no salga gratis. Esta nueva ronda negociadora podría provocar un retraso en celebración de la sesión de investidura.

La composición

Poco se sabe hasta ahora de qué departamentos tendrá el Govern, más allá de la separación de Educació y Universitat en dos consellerias. También habrá una conselleria de vivienda y se apunta la posibilidad de que Turisme y Treball vayan juntas, pero ni siquiera eso está claro todavía.

La primera incógnita se resolverá este jueves con la elección del presidente y del resto de miembros de la Mesa del Parlament.