A nivel nacional se experimenta un descenso del número de ocupados. | Pere Bota

13

El número de ocupados en Baleares en el primer trimestre de este año se situó en 516.100 personas, lo que supone un aumento del 27,4 % respecto al mismo trimestre del año pasado y una disminución del 40 % en relación al último trimestre de 2018.

En España, el número de ocupados disminuyó en 93.400 personas durante el primer trimestre del año, hasta los 19.471.100 trabajadores, perdiendo así los 19,5 millones de empleos logrados en la segunda mitad de 2018 que no se alcanzaban desde 2006.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de desempleados aumentó 49.900 personas y se situó en los 3.354.200 parados, lo que elevó 25 centésimas la tasa de paro, hasta el 14,7 %.

La población activa disminuyó en 43.500 personas al cierre del primer trimestre, que este año no se ha beneficiado de los efectos de la Semana Santa al celebrarse íntegramente en abril, mientras que el año pasado sí tuvo un impacto en el empleo ya en el mes de marzo.

Datos nacionales

En términos generales, el número de ocupados disminuyó en 93.400 personas durante el primer trimestre del año, hasta los 19.471.100 trabajadores, perdiendo así los 19,5 millones de empleos logrados en la segunda mitad de 2018 que no se alcanzaban desde 2006.

Según la EPA el número de desempleados aumentó 49.900 personas y se situó en los 3.354.200 parados, lo que elevó 25 centésimas la tasa de paro, hasta el 14,7 %.

El año pasado la Semana Santa sí tuvo un impacto en el empleo ya en el mes de marzo y, pese a ello, se perdieron 124.200 ocupados.

En términos interanuales, el empleo ha aumentado en 593.900 personas (3,16 % más), en tanto que el paro disminuyó en 441.900 personas (11,6 % menos).

Destrucción de empleo

La destrucción de empleo del primer trimestre se contabilizó en el sector servicios, con 109.200 ocupados menos, ya que la agricultura ganó 14.100 trabajadores y la construcción y la industria se mantuvieron sin cambios.

El empleo a tiempo completo disminuyó en 99.400 personas, mientras que el de tiempo parcial aumentó en 6.000 hasta los 2,9 millones -máximo de la serie histórica-, de forma que se incrementó una décima el porcentaje de personas que trabajan por debajo de la jornada habitual (al 14,9 %).

El número de autónomos creció en 1.600 personas, debido al aumento de las ayudas familiares y miembros de cooperativas, que compensaron el descenso de 9.300 empleadores.

Mientras, el número de asalariados se redujo en 95.800 personas, debido al descenso de los contratados temporales (185.800 personas), mientras que los indefinidos aumentaron en 89.900 hasta los 12,12 millones de personas -máximo de la serie histórica-, reduciéndose así casi un punto la tasa de temporalidad (al 25,88 %).