La planta hotelera ubicada en la bahía de Palma será la gran perjudicada por el descenso del turismo germano. | Redacción Local

51

Mallorca afrontará un mes de mayo muy complicado a nivel turístico, principalmente porque el principal mercado emisor, el alemán, registrará un descenso muy importante en el número de reservas. La caída en estos momentos, según los hoteleros de la Isla, se sitúa en torno al 25 % respecto al mismo período del pasado año.

La cantidad de turistas alemanes que dejarán de venir en mayo se cuantifica, hasta la fecha, en 100.000, pero hasta final de mes no se sabrá realmente el impacto de la competencia de los países del Mediterráneo oriental.

Los desvíos de las reservas que realizan touroperadores y aerolíneas viene motivado por el aumento de la demanda hacia Turquía y Egipto, lo que ya ha generado cancelaciones de series de vuelos programadas en Son Sant Joan a los principales aeropuertos de los destinos competidores, entre ellos el turco de Antalya y al egipcio de Hurghada (Mar Rojo).

Todos los touroperadores germanos, entre ellos TUI, Thomas Cook, Alltours, FTI y Der Touristik, van por debajo del pasado año y se encuentran inmersos en una compleja y delicada situación por la recesión económica en Alemania.

El delegado de Riu en Baleares y en Berlín, Juan Domenech, afirma: «El descenso de reservas preocupa porque los desvíos hacia Turquía, Egipto a Grecia no paran y están en un 25 %».

La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Maria Frontera, ratifica el pesimismo empresarial: «La bajada es muy acentuada este año en mayo y en el resto de temporada la ocupación será inferior a la de la temporada alta de 2018. Esto, lógicamente, preocupa por el impacto económico y turístico en las zonas vacacionales de la Isla».

Los hoteleros, ante este cambio de coyuntura, llevan semanas aplicando todo tipo de incentivos comerciales sin obtener una respuesta positiva del mercado alemán.

«No se logra incrementar la venta de reservas, pese a los precios tan competitivos que se han puesto en el mercado a 50 y 60 euros por noche. Los destinos competidores están imponiendo sus condiciones económicas y esto perjudica a Mallorca», indican hoteleros de la Bahía de Palma.

El aeropuerto de Palma será el principal perjudicado por este descenso del turismo alemán. Si en mayo de 2018 hubo un movimiento de 1.131.577 pasajeros procedentes de Alemania, la previsión para este año es que este mercado no llegue al millón y Son Sant Joan, en consecuencia, registrará este año un descenso global de viajeros y aviones.