Imagen del poblado de Son Banya, de donde han salido hasta 49 menores durante los últimos realojos. | A. Sepúlveda

13

El proceso de realojo de familias vulnerables procedentes del poblado de Son Banya, que acaba de cerrar la primera fase, da muestra de mejoras en la asistencia escolar de los menores. El absentismo se reduce sobre todo en el caso de los niños y niñas de Primaria, donde la asistencia regular pasa del 34 % al 80 %.

Técnicos del área de Benestar y Drets Socials han recogido los datos de los escolares acogidos al programa de realojo y los han comparado con las cifras de los menores en edad de escolarización que se mantienen en el poblado. Aunque esta primera fase de realojo de las familias solo ha transcurrido unos meses y, por tanto, todavía los cambios no se han podido consolidar, «ya dan una idea clara de la mejora de la asistencia escolar en la etapa de escolarización obligatoria», afirma la edil responsable del área, Mercè Borràs.

Los equipos técnicos trabajan con el objetivo de que esta tendencia sea definitiva en el próximo curso y que al final del proceso está normalidad en la escolarización sea una realidad en el 100% de los casos.

En la etapa de Educación Primaria la asistencia regular a clase pasa del 34 % de los menores residentes en el asentamiento al 80% cuando las familias han sido realojadas. En Secundaria los resultados aunque también son positivos no lo son en la misma proporción que en Primaria; la asistencia regular al colegio pasa del 36 % al 50 %. «Al igual que en la etapa anterior, el realojo todavía es reciente y los cambios no se han podido consolidar, pero las perspectivas indican, atendiendo a la respuesta de las familias, que la mejora de la asistencia será claramente positiva», destaca la regidora.

Los técnicos que están más cerca de estas familias señalan que las previsiones de este nuevo proceso de realojo llevado a cabo irán en la misma línea que los resultados obtenidos en el primer plan de realojo que se realizó en el año 2010.

Los expedientes de las familias realojadas en aquel plan están cerrados, pues se considera que se ha consolidado la normalidad en comparación con el resto de la población. Así, durante el curso 2010-2011 se realojaron 9 familias que sumaban 18 menores. De todos ellos, 17 están escolarizados y solo uno está sin escolarizar, que pertenece a la etapa de Educación Secundaria.