Una medida para reducir a la mitad la contaminación de los cruceros en Baleares | Imágenes cedidas por Mallorca Blue

5

La emisión de determinados gases por parte de los barcos en los puertos del Mediterráneo, también el de Palma, presenta una amenaza significativa para la salud humana, el medio ambiente y el clima, y la razón se encuentra en el uso de combustibles con alto contenido de azufre por parte de grandes embarcaciones, que en tierra no están permitidos. Así lo constatan los expertos que hace sólo unos días se han reunido en Madrid con motivo de la conferencia internacional Reducir la contaminación del aire de los barcos en el mar Mediteráneo.

Entidades ecologistas, responsables políticos de España y otros países, expertos internacionales y entidades de los sectores naviero y portuario se han sentado por tercer año consecutivo para tratar de dar respuestas a este asunto y han pedido una vez más que se declare el Mediterráneo como Área de Control de Emisiones (ECA), como ya se ha hecho en otras zonas del norte de Europa. De esta forma, aseguran, se podría reducir hasta un 40% de la contaminación atmosférica de las ciudades costeras, como es el caso de Palma.

Un informe elaborado por el Gobierno francés, y presentado en el transcurso de dicha conferencia, avala la importancia de dicha declaración ECA y subraya que de con ella se podría lograr que los niveles de dióxido de azufre se redujeran en un 77%, los de dióxido de nitrógeno (NO2) hasta un 76% y los de materia particulada hasta un 20%. Además, se evitarían cerca de 6.000 muertes prematuras anuales, según ha explicado Carlos Bravo, desde Alianza Mar Blava.

Noticias relacionadas

Bravo sostiene que en dicha conferencia se ha podido confirmar que este cambio en el combustible «es viable técnica y económicamente». «España apoya la creación de este área, ahora hay que pasar de las intenciones a los hechos y que se apruebe cuento antes». En Baleares la mayoría de los ayuntamientos se han sumado a instar al Gobierno a que se sume y la intención de Alianza Mar Blava es que se una petición unánime.

Por su parte, desde Mallorca Blue, además de la limitación de emisiones de gases tóxicos, piden que se implante en Baleares y el Mediterráneo una zona de cero vertidos de líquidos al mar como en los Fiordos Noruegos, donde además utilizan drones para descubrir emisiones ilegales por parte de los buques mediante unos sensores. Gracias a ello, en 2018 realizaron 205 inspecciones y se descubrieron cinco infracciones, por las que las compañías navieras fueron multadas.

Desde Alianza Mar Blava, integrada por 125 entidades públicas y privadas, apuntan a que además del ECA piden otras medidas adicionales, ya que en el sector naval hay más retrasos que en otros en cuanto a la aplicación de medidas para reducir las emisiones de contaminantes.