Los hoteles quieren aumentar sus ocupaciones. | Gemma Andreu

9

Por vez primera en la historia del turismo balear hoteleros de Mallorca, Menorca y Eivissa albergarán en sus establecimientos turistas de la tercera edad en los meses de mayo y junio por la caída del mercado alemán y británico.

Los programas de turismo senior, en concreto el del Imserso y Mundosenior Plus, finalizan la temporada a finales de abril, pero este año están recibiendo peticiones de hoteleros para ver si pueden alargar la llegada de este tipo de turistas hasta finales de junio.

El programa del Imserso está más cerrado que el de Mundosenior Plus, pero la posibilidad de ampliarlo puede rentabilizarlo aún más.

«Es cierto que se han recibido peticiones y se están estudiando, ya que ello conlleva una ampliación de la logística para canalizar a las Islas turistas del resto de comunidades autónomas», indican desde Mundosenior Plus.

Tras la ITB de Berlín, que tuvo lugar entre el 6 y el 9 de marzo, los hoteleros de todas las Islas han visto como los cupos que tenían contratados con touroperadores alemanes se han renegociado a la baja, de ahí que quedan más camas libres de las esperadas.

Lo mismo sucede con el mercado británico, donde la indefinición del ‘Brexit’ ha paralizado las ventas de reservas hacia Balears por los problemas que se puedan derivar, principalmente con una posible devaluación de la libra respecto al euro.

Este cúmulo de circunstancias es lo que ha hecho variar la planificación comercial de algunos establecimientos hoteleros y propiciado algo impensable hasta la fecha: captar turistas senior en meses hasta ahora enfocados al turismo extranjero.

El problema radica en que la llamada a los gestores de ambos programas llega un poco tarde, aunque hay posibilidad para canalizar cupos hacia aquellos hoteles que han mostrado interés por aceptar este segmento vacacional para complementar sus ratios de ocupación durante las semanas que han quedado libres en mayo y junio.

Las asociaciones hoteleras coinciden en señalar en que va a ser una temporada compleja, de ahí que se echará manos de todos los mercados emisores posibles para paliar los descensos del turismo extranjero.