En Mallorca hay unas 14.500 viviendas con autorización para alquiler turístico. | ARCHIVO

21

El alquiler turístico también se verá afectado por el descenso de visitantes que se prevé para la temporada de este año. En concreto, el sector estima un descenso de clientes del 15 % para el próximo verano. Así lo indicó ayer el presidente de la Federación de Estancias Turísticas Vacacionales de Mallorca, Jordi Cerdó, durante la presentación de la primera feria de estancias turísticas vacacionales de la Isla que se celebrará el próximo sábado en Binicomprat (Algaida) junto con la patronal del comercio de proximidad Afedeco.

«Desde 2017, cuando entró en vigor la Ley de Turismo que regula esta actividad ya ha habido un descenso de clientes», indicó Cerdó, quien criticó las «trabas» a que se enfrenta el sector al que representa. Lamentó la «falta de información» sobre el destino de la ecotasa y la zonificación del alquiler turístico aprobada por el Consell de Mallorca. Si bien consideró que está bien planeada, aseguró que está «mal distribuida» ya que en algunos municipios es más restrictiva que en otros. Además, lamentó los incrementos que aplican muchos municipios a las viviendas con licencia de alquiler turístico de la tasa de basuras, al planteamiento de un aumento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y a las dudas sobre si deben abonar el IVA turístico del 15 % o el general del 21 %.

Cerdó recordó que la actividad de alquiler turístico comenzó en la Isla «Hace unos treinta años», principalmente en Pollença y luego se ha extendido por toda Mallorca. En la actualidad, según detalló, unas 14.500 viviendas cuentan con la correspondiente autorización de Turisme para llevar a cabo su actividad, y puso especial énfasis en su beneficio para el conjunto de la economía.

Respecto al «reparto de la riqueza» del alquiler turístico, Cerdó explicó que sus clientes alquilan vehículos, realizan compras en los supermercados y comen en restaurantes, sectores que «ya han notado un descenso en su facturación». En cualquier caso, aplaudió la regulación en pro de una oferta de calidad, si bien fue muy crítico con todo lo que conlleva prohibición y que se achaque a la actividad la culpa del encarecimiento de la vivienda.