La Palma que viene

| Palma |

Valorar:
preload
Sa Torre den Puigdorfila estaba en la esquina donde hoy confluyen las calles Castellarnau y Son Ferragut, en la barriada de la Plaça de Toros.

Sa Torre den Puigdorfila estaba en la esquina donde hoy confluyen las calles Castellarnau y Son Ferragut, en la barriada de la Plaça de Toros.

24-02-2019

Nueve nuevos adosados con sótano, planta baja y piso ocuparán la parcela en qué se asentaban las cases de la antigua possessió de Sa Torre den Puigdorfila, también llamada Sa Punta o Can Jaumeu, un vestigio de aquella Palma rural que se extendía más allá de la ciudad amurallada y que tras la aprobación del plan del ensanche, el ‘Pla Calvet’, quedó vista para sentencia.

Sa Torre den Puigdorfila estaba en la esquina donde hoy confluyen las calles Castellarnau y Son Ferragut, en la barriada de la Plaça de Toros. El historiador Gaspar Valero informa que ya aparece documentada en 1666, a nombre de Gaspar Fuster de Puigdorfila, y que en 1741 tenía una extensión de cinco quarterades que se dedicaban al cultivo de almendras, cereales y leguminosas. Tenía también acceso al agua de la Font de la Vila.

El Pla Calvet ya contemplaba que sa Torre den Puigdorfila quedara incluida en la nueva trama urbana que se ganaría al campo. Y de hecho, informa Valero, el paraje se comenzó a urbanizar en el primer tercio del siglo XX, sobre todo por parte de burgueses que apostaron por construir allí, en un lugar que entonces estaba alejado del centro, sus chalets o segundas residencias. No obstante, y a pesar del desarrollo que experimentó Palma a lo largo del siglo pasado, las cases de sa Torre den Puigdorfila o Can Jaumeu se mantuvieron en pie hasta su demolición, hace unos días.

En su lugar se levantarán nueve viviendas unifamiliares de entre 252 y 340 metros construidos. El solar ya está a punto para que las máquinas comiencen a trabajar. La promotora de la urbanización es Jaime Bibiloni. Todas las viviendas dispondrán de sótano, planta baja y jardín y planta piso. Es la Palma que viene, la que ya está aquí.

Un matrimonio

Y luego está la Palma que se va, una Palma que en el caso de Can Jaumeu esconde la historia de un matrimonio formado por el aristócrata catalán Josep de Castellarnau y la mallorquina llamada Francisca Fuster Forteza. El jurista e historiador Román Piña Homs, heredero de la propiedad junto a su hermano, explica que Castellarnau llegó a Mallorca como interventor del Banco de España y que aquí se casó con su tía abuela Francisca. Ambos ya tenían entonces más de 40 años.

La familia Fuster, que era propietaria de predios como Son Oliva o s’Olivera, adquirió Can Jaumeu por medio de Gabriel Fuster –bisabuelo de Piña Homs, un liberal y hombre de negocios que hizo la carrera de América– al noble Felip de Puigdorfila a mediados del siglo XIX. Luego pasó a la ya mencionada Francisca Fuster, esposa de Castellarnau, y de este matrimonio a sus sobrinos. Queda un recuerdo: el nombre de la calle, llamada de Castellarnau en recuerdo del primer urbanizador de la zona.

Piña Homs, que recuerda aun que el campo del Baleares estuvo hasta 1942 en esta barriada, o unas vaquerías cerca de la carretera de Sóller, confiesa su «tristeza» por la desaparición de la possessió, pero «el mundo cambia», observa, con razón.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

cuqui
Hace 22 días

Es una pena su demolicion, pero tambien he de decir que hacia años que estaba en total abandono y era un nido de ratas y demas bichos. Si la opcion era que nadie se encargara de ella, pues no veo mal que se "avance" en esa zona. Menos mal que al menos construyen poca altura y respetan el barrio!! Temía que construyeran una mole..

Valoración:3menosmas

Bob
Hace 22 días

Hombre !! Tristeza por la desaparición no lo creo , más bien alegría por el dinero que habrá ingresado por la venta del solar

Valoración:5menosmas

Senseseny
Hace 22 días

El ensanche se caracteriza por una parcelacion inicial en manzanas que permite la flexibilidad de englobar e integrar preexistencias. Al final pues el planeamiento no ha estado a la altura y ha legitimado la construccion de adosados clonicos e insulsos para nuevos ricos o hipotecados hasta las cejas

Valoración:5menosmas

Vergonya
Hace 22 días

Mucho llenarse la boca con buenas palabras, proteger a unos y financiar a otros haciendo del reparto de la riqueza algo elitista. Mucho prohibir sin bases de fundamento pero luego hay pretextos para atrocidades y argumentos benevolentes para sus contradicciones. ¿Podrían mencionar, cuando no, de las 400 nuevas plazas hoteleras que se estan construyendo en Calas de Mallorca en primera línea de playa?. Zona que fué considerada, en su dia, como super saturada y que, según me informan, no es más que un meganegocio hotelero ya que ni siquiera cuenta con supermercado, servicio de atención primaria, guardería o panadería. ¿Y por qué a nadie le interesa hablar de esto?

Valoración:7menosmas

Carlos
Hace 23 días

Perdón pero ese barrio no se llama “Plaza de Toros” porque eso es solo el nombre popular. ¡De tota sa vida el barrio se llama Coliseu en homenaje al emblemático edificio del arquitecto Bennàssar. A ver si respetamos un poquito más la toponomia de los barrios palmesanos.

Valoración:18menosmas

OLe tu
Hace 23 días

Viva la destrucción!

Valoración:8menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1