Imagen de una pancarta alusiva a la violencia de género en un centro educativo de Palma. | Redacción Local

10

Una mujer guardia civil, concretamente la sargento del Equipo de Mujer y Menor (EMUME), Antonia Alanzol, se ha incorporado a la Delegación del Gobierno en Balears para asesorar, revisar y garantizar el cumplimiento de los protocolos en casos de violencia de género.

La reforma y ampliación de efectivos frente a la violencia contra las mujeres fue uno de los primeros compromisos de Rosario Sánchez cuando, en junio de 2018, tomo posesión como delegada del Gobierno.

Desde entonces, el número de personas dedicadas exclusivamente al VioGen, que es el sistema de seguimiento integral de esos casos, ha pasado de dos a cuatro. Se han cubierto plazas vacantes y se ha optado por una mayor coordinación con las otras instituciones. Por ejemplo, se han firmado convenios con media docena de municipios de las Islas. En julio, sólo eran 4.

Pacto estatal

Noticias relacionadas

«La Delegación del Gobierno lleva trabajando desde el principio en esta misma línea, en la revisión y mejora de los protocolos, no son acciones aisladas y gracias al pacto estatal contra la violencia de género hay más fondos para los ayuntamientos, que ahora pueden destinar a agentes de sus policiales locales al sistema VioGen y a su formación», han indicado a este diario.

La semana próxima, el día 20, se celebrará en las Islas una jornada estatal sobre la revisión y funcionamiento del sistema y los protocolos de protección organizado por la Secretaría de Estado de Seguridad que, según se informa desde Delegación, ha tomado a Baleares como modelo de aplicación.