Valldemossa fue el municipio más rico de Balears en el año 2015. | czelinski

9

El poder adquisitivo de las familias de Balears apenas creció en los años inmediatos a la salida de la crisis. En 2015, la renta disponible bruta por habitante en las Islas se situó de media en 14.790,15 euros, cifra que representa un crecimiento de «solo» un 4,27 % en comparación con el año 2012. Así lo indicó este viernes el conseller de Treball, Iago Negueruela, en la presentación de un nuevo indicador económico que mide los ingresos anuales de los residentes de las Islas gracias al trabajo conjunto del Institut d’Estadística de Balears (Ibestat) y el Consell Econòmic i Social (CES).

Este nuevo indicador «permite observar el efecto de determinadas políticas a nivel microeconómico», según explicó Negueruela, quien añadió que a la vista de las últimas cifras disponibles, durante la pasada legislatura «las rentas quedaron estancadas, no había una política salarial clara ni desde el Estado ni desde la Comunidad Autónoma, además de la congelación de las pensiones».

En palabras del conseller, el hecho de que la renta disponible creciera sólo un 4,27 %, «traslada claramente el proceso de devaluación salarial y de estancamiento de pensiones vivido en la pasada legislatura». En cualquier caso, la renta disponible por habitante en las Islas se situó en 2015 un 2,4 % por encima de la media española y fue la séptima más elevada del conjunto del Estado.

Sin embargo, el titular de Treball subrayó que las subidas salariales que se han producido en los últimos años no están todavía reflejadas en esta estadística y que en los próximos ejercicios este indicador se verá incrementado «gracias al buen comportamiento de la economía en estos últimos años, los incrementos salariales pactados en convenios colectivos y el aumento de las pensiones».

A nivel municipal, los datos muestran como la mayoría de municipios de las Islas (50 de 67) presentan una renta disponible per cápita en un abanico de entre el 10 % por encima o por debajo de la media balear. Estos municipios representan prácticamente ocho de cada diez residentes de las Islas. Asimismo, en 2015 más de la mitad de los municipios registraron una renta de más de 14.700 euros, por encima de la renta estatal.

Por municipios y en Mallorca, Valldemossa fue el más rico en 2015, mientras que Escorca fue el más pobre. El director general de Economia, Llorenç Pou, explicó que en la Isla los municipios con valores más elevados se sitúan todos en la costa y que está relacionado con el valor de las viviendas y la estructura demográfica. «En estos municipios vive gente más joven y los valores catastrales, que se usan para el cálculo del indicador, también son más elevados», indicó Pou.

Por contra, en los municipios del interior, donde viven más pensionistas, o en el resto de islas, con una economía más estacional, el poder adquisitivo de sus habitantes es menor.