Un momento de la celebración de la Pascua Militar celebrada este domingo en el Palacio de la Almudaina. | M. À. Cañellas

14

El comandante general de Baleares, Juan Cifuentes Álvarez, ha presidido este domingo la tradicional celebración de la Pascua Militar en el Palacio de la Almudaina de Palma, donde ha pedido el apoyo de las instituciones de las islas para mejorar la calidad de vida de los militares destinados en el archipiélago.

Ante las principales autoridades de las islas, Cifuentes ha manifestado el compromiso de las Fuerzas Armadas por «ser una institución más útil, que transmita confianza a la sociedad» y ha pedido «la ayuda de la sociedad y de sus representantes» para que el personal militar «tenga niveles de calidad de vida y condiciones de trabajo similares al respeto de la población a la que sirven».

Según el comandante general de Baleares, necesitan «el apoyo claro y decidido de las instituciones» a la movilidad geográfica de los militares para que las islas sigan siendo «un destino posible y atractivo en su vida profesional», facilitando su asentamiento, «la formación y la educación de sus hijos y familiares y su integración en el mercado laboral cuando finalicen su compromiso con el servicio en filas».

Cifuentes espera alcanzar «acuerdos con las instituciones de las islas para facilitar el acceso a una vivienda económicamente asumible, apoyo al estudio y convalidaciones de estudios para sus hijos desplazados temporalmente a las islas y el reconocimiento como mérito del tiempo dedicado al servicio a los demás para ayudarles en su incorporación a las administraciones públicas en Baleares, a las policías locales o a la empresa privada».

Noticias relacionadas

«Me gustaría que este deseo fuera compartido por los responsables públicos, en beneficio de estos hombres y mujeres de uniforme que lo dan todo sin pedir nada», ha reivindicado.

En la celebración que de la Pascua Militar, que da inicio al año castrense y que se instituyó en el siglo XVIII para conmemorar la reconquista de Menorca de la ocupación británica en 1782, Cifuentes ha hecho balance de las actuaciones de 2018, entre las que ha destacado la primera intervención real del Módulo de Emergencias, creado en 2017 en la Comandancia de Baleares, en las inundaciones del Llevant mallorquín del pasado octubre.

«Para nosotros es una satisfacción que la participación activa de personal del Regimiento palma 47 contribuyese a aliviar las desgracias humanas y materiales de Sant Llorenç y que, con los zapadores de la Comandancia apoyando a los especialistas pontoneros, se diese paso al tráfico en la carretera cortada por la riada en Artà, gracias al tendido de un puente militar», ha asegurado.

El comandante general ha recordado también la intervención de la Unidad Militar de Emergencias tanto para paliar los daños de la torrentada de Sant Llorenç como del «cap de fibló» que dejó sin electricidad a Menorca.

Ha detallado que en las estaciones del Sector Naval de Baleares han hecho escala en 2018 un total de 64 buques, 39 de ellos de la Armada española y 25 de marinas extranjeras; y que en el sector aéreo, el Ala 49 ha realizado 900 horas de vuelo del avión de vigilancia marítima.

El Ala 49 recibirá en breve el primero de los helicópteros SuperPuma previstos «con lo que recuperará la capacidad de búsqueda y salvamento con helicóptero a partir de este 2019 en Baleares».

En las operaciones en el exterior, ha recordado que personal del Regimiento Palma 47 participó en misiones para adiestrar al ejército de Túnez en Acciones de Seguridad Cooperativa y que un oficial el cuartel general formó parte de la misión científica en la base Gabriel de Castilla del continente antártico.

En el aspecto cultura, ha destacado que el Castillo y Museo Militar de San Carlos recibieron cerca de 30.000 personas y en las actividades el Centro de Historia y Cultura Militar han participado 130.000.

En 2019, el comandante Cifuentes ha asegurado que la seguridad será el objetivo prioritario, por lo que los militares de las islas trabajarán colaborando con la Delegación del Gobierno y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Baleares con un objetivo: «Apoyarles en su esfuerzo de proteger nuestra forma de vida y darnos seguridad, porque no hay que olvidar que seguimos en alerta 4 contraterrorista», ha señalado.