La regulación del ‘todo incluido’ buscaba acabar con el turismo de borrachera. | Michel's

17

No habrá regulación del ‘todo incluido’ ni nueva ley de adicciones que prohíba fumar en los vehículos particulares cuando viajen niños ni previsiblemente nueva ley de mediación familiar ni cambios en la actual Ley de Comercio.

La IX Legislatura acabará el próximo mes de abril con la disolución del Parlament sin que la Cámara balear haya tenido tiempo de tramitar algunas de las propuestas legislativas sobre las que la izquierda lleva trabajando meses o años.

El ejemplo más claro es el de la regulación del ‘todo incluido’. La Conselleria de Turisme lleva al menos dos años preparando una regulación para tratar de limitar la venta de alcohol indiscriminada entre cierto tipo de turismo y frenar el llamado turismo de borrachera.

Sin tiempo ni acuerdo

Noticias relacionadas

El Govern tiene prácticamente cerrada la regulación, pero en estos momentos ya sería prácticamente imposible que el Parlament pudiera aprobarla incluso en la hipótesis de que PSIB y Més se pongan de acuerdo y el Consell de Govern apruebe un texto.

Otro proyecto de ley sobre el que el Govern trabaja hace tiempo es el de adicciones. Además de prohibir el consumo de tabaco en los vehículos privados en los que viajen niños, la propuesta buscaba prohibir que se fumara en las terrazas que estén cubiertas en más de dos lados, es decir, en la mayoría de las instalaciones que han proliferado en los núcleos urbanos de Mallorca.

Proyectos

Pero además de estas dos propuestas que no han llegado a pasar el filtro del Consell de Govern, en el Parlament decaerán proyectos y proposiciones de ley que han sido registrados por el Ejecutivo o por los diferentes grupos parlamentarios y que decaerán al no haber finalizado su tramitación antes del fin de la legislatura.

En esta situación se encuentra el proyecto de ley de modificación de la ley de mediación familiar o el proyecto de ley de salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial de Balears, que entró en el registro del Parlament a finales del pasado mes de diciembre.

Algunas de las propuestas de los partidos que quedarán embarrancadas sin posibilidad de aprobación son la modificación de algunos aspectos de la Ley de comercio que propuso Més per Menorca y otra propuesta de este mismo partido que lleva por título ley de desconcentración administrativa y de igualdad de la ciudadanía en la participación social y política.