Del total de vino de marcas de calidad producido en Baleares, un 45 % ha sido Vi de la Terra de Mallorca; un 25,7 % DO Pla i Llevant y un 16,1 % DO Binissalem, que han sido las tres principales producciones de 2018. | CAIB

9

La excelente vendimia de 2018 ha permitido incrementar la producción de vino de calidad, que ha aumentado un 17 %, con más de 6,3 millones de litros de vino, la mayor marca registrada en la historia vitícola moderna de las Islas Baleares.

Este año se han vendimiado 1.661 hectáreas de viña, un 1,9 % más que la campaña anterior. El 40 % de las viñas se dedicaron a la producción de uva para vino con denominación de origen y el 60 % para vino de la tierra, ha informado la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Territorio.

La producción de uva superó las 9.907 toneladas, un 21 % más que la campaña anterior, si bien hay que decir que la vendimia del 2017 se caracterizó por una baja producción, como consecuencia de la sequía y de las temperaturas elevadas. Si se comparan los datos de producción de 2018 con el anterior año equiparable, la vendimia de 2016, el incremento de producción es del 6 %.

Del total de uva, la destinada a vino con denominación de origen ha superado las 4.034 toneladas, un 7,6 % más que el año pasado; y la destinada a Vino de la Tierra de 5.872 toneladas, un 33 % más.

La vendimia 2018 ha estado acondicionada por las elevadas lluvias de los meses de agosto y septiembre, cuya distribución fue muy heterogénea, por lo cual hay variaciones considerables de producción entre comarcas.

Con relación a la producción de uva, un 65 % de la uva ha sido de variedades negras y un 35 % de uva blanca. Destaca que el incremento de producción de uva blanca ha sido del 33 %, muy superior al incremento de la uva negra (16 %), como consecuencia del hecho de que la uva blanca se vendimia antes, a final de julio y principio de agosto, y casi no ha quedado afectado por las lluvias de final de verano y de este otoño.

En cuanto a la producción de vino, ha aumentado un 17 %, con más de 6,3 millones de litros de vino (63.109 hectolitros), la mayor marca registrada en la historia vitícola moderna de las Islas Baleares.

Destaca el incremento del 50 % de vino blanco, lo cual se explica por las condiciones climáticas favorables de la vendimia de este tipo de vino y por una adaptación a la demanda del consumidor.
En cuanto a la evolución de la producción de los ocho vinos con denominación de calidad de la Comunidad Autónoma, hay que decir que, sin duda, han influido las condiciones climáticas, especialmente en el caso de los vinos de Ibiza y Formentera, donde el año 2017 hubo una vendimia de muy baja producción por la sequía.
La Denominación de Origen Binissalem ha producido 1,01 millones de litros de vino (10.199,1 hectolitros), un 0,72 % más, y la DO Pla i Llevant 1,62 millones de litros (16.211,3 hectolitros), un 9,6 % más.
El Vi de la Terra de Baleares ha multiplicado su producción, al pasar de 129 hectolitros en 2017 a 4.329. La producción de Vi de la terra Serra de Tramuntana ha descendido un 25,2 %, con 410 hectolitros.
El Vi de la Terra de Mallorca ha sido el vino de calidad de mayor producción, y ha alcanzado los 2,8 millones de litros (28.296,2 hectolitros), con un incremento del 12 % respecto al año pasado.
El Vi de la Terra de Ibiza ha aumentado un 45 %, con casi un millón de litros (1.944,5 hectolitros); el de Menorca ha subido un 5,7 % con 1.364,6 hectolitros y del de Formentera se han producido 253,5 hectolitros, un 17,5 % más.
Del total de vino de marcas de calidad producido en Baleares, un 45 % ha sido Vi de la Terra de Mallorca; un 25,7 % DO Pla i Llevant y un 16,1 % DO Binissalem, que han sido las tres principales producciones de 2018.