Los payeses podrán ofrecer hasta seis plazas turísticas en sus terrenos agrícolas. | T. Ayuga

13

Los partidos de izquierdas han llegado a un acuerdo para ampliar la posibilidad de que los payeses ofrezcan agroestancias en sus fincas agrícolas. Lo han hecho a través de una serie de enmiendas al proyecto de ley agraria para permitir que esta oferta turística complementaria se ofrezca durante todo el año y no solo seis meses, como constaba en el texto inicial.

Las modificaciones también amplían la opción de ofrecer plazas turísticas: el proyecto de ley inicial ponía como condición que el payés viviera en la finca, pero ahora se flexibiliza y se matiza que la vivienda oficial del agricultor será cualquiera que esté en la explotación.

Esas modificaciones abren la puerta a que haya más opciones de ofrecer agroestancias en Mallorca ya que con el redactado anterior era muy complicado. La mayor parte de los payeses de la Isla no tienen su residencia habitual en la finca. En Menorca, el problema inicial que planteaba la ley era que solo se podía hacer esta oferta turística si el propietario de la finca residía en la casa, pero la mayor parte de los propietarios de fincas de Menorca no viven en la explotación sino que lo hacen los payeses que la cultivan. El cambio en la ley garantiza hace que sean los payeses y no los propietarios quienes terminen beneficiándose de esta actividad complementaria a la agrícola.

Otra novedad que se ha incorporada al texto a través de enmiendas era la posibilidad de que los agricultores ofrezcan servicios complementarios se desayuno, algo que no se incluía en la redacción original del proyecto. Se ha considerado que esta excepción era necesaria ya que resultaba muy complicado que los turistas tuvieran que desplazarse al pueblo más cercano solo para desayunar.

Donde no ha habido cambios, a pesar de las presiones de las asociaciones agrarias, es en el número de plazas que podrá ofertar cada explotación. Serán seis, a pesar de que algunas asociaciones pedían el doble y algunos partidos pedían que fueran nueve.

Tampoco hay cambios en el modo de adquisición de estas plazas. Los payeses que estén interesados deberán comprarlas en el banco de plazas, aunque el precio será inferior al de otro tipo de oferta turística.

El debate durante la tramitación del proyecto de ley agraria ha sido muy intenso, especialmente en lo que se refiere a la regulación de la Zonas de Alto Valor Agrario, en las que no se podrán construir nuevas edificaciones que no estén vinculadas de manera directa a la explotación. El debate entre PSIB y Més estaba en la delimitación de estas zonas, pero los dos partidos cerraron un acuerdo la semana pasada y la ley podría aprobarse a partir de la semana que viene.