Existen muchas dudas respecto del vehículo que, en un futuro no tan lejano, será el mayoritario.

33

Hablar de movilidad eléctrica ya no es hablar de futuro, sino de presente. Las políticas energéticas en la mayoría de países europeos van en esta dirección y el Govern balear ha sido uno de los pioneros. La ley de Cambio Climáitico y Transición Energética impulsada por el Ejecutivo de Francina Armengol, que está en tramitación parlamentaria, prevé que el parque móvil de las Islas esté descarbonizado en 2050. Esto es, dentro de 32 años, todos los vehículos que circularán por las Islas deberán ser eléctricos. Por su parte, el Gobierno central quiere impulsar una ley que prohiba la venta de coches de gasolina, diésel e híbridos a partir de 2040.

No se trata de medidas aisladas. En 2024 Roma y París prohibirán la circulación de los coches diésel, y un año más tarde Bruselas hará lo mismo. La capital de Noruega fue la primera en prohibir el uso de estos coches durante los picos de contaminación y en menos de dos años todos los diésel desaparecerán de Oslo. Dinamarca quiere que todo el país esté libre de cualquier combustible fósil en 2050.

Sin embargo, y pese a que cada vez más fabricantes de vehículos sacan al mercado modelos eléctricos, esta cuestión aún genera un gran escepticismo entre la mayor parte de la sociedad. Y es que son muchas las dudas que genera el uso de este tipo de vehículos, tanto entre usuarios como entre profesionales del sector del transporte. Una de las cuestiones que se plantean es el coste de recargar un coche eléctrico.

La organización de consumidores OCU publicó el mes pasado un informe en el que analiza los costes en función del tipo de vehículo después de poner en marcha un estudio junto al BEUC, la organización de consumidores europeos. Se tienen en cuenta a los coches de pila de combustible, alimentados por hidrógeno, aunque en España no se venden de esta categoría.

Según la entidad y a partir de los informes realizados, en general, los coches enchufables (eléctricos e híbridos enchufables) «llegan a ser rentables si se recorre un número suficiente de kilómetros, por eso las organizaciones de consumidores han apostado fuerte por la defensa de la reducción del dióxido de carbono (CO2) en el transporte privado».

El informe sostiene, además, que las tecnologías más ecológicas serán cada vez más baratas y el coste global de estos coches será cada vez más competitivo. También se apunta a tarifas eléctricas «muy competitivas de discriminación horaria, como la supervalle, con unos descuentos en el precio de la electricidad muy importantes».

Desde Renault aseguran que el coste de recorrer unos 100 kilómetros con un coche eléctrico puede rondar un euro si se tiene la tarifa eléctrica adecuada. Además, las comercializadoras o gestores de carga ofrecen diferentes posibilidades para cargar nuestros coches eléctricos en el hogar. Por ejemplo, Endesa ofrece su ‘Solución Integral Recarga Vehículo Eléctrico’ que incluye la instalación, el mantenimiento, garantía y facilidades de pago. Además, existe la posibilidad de combinar esta solución con la ‘Tarifa Tempo’ con la que se pueden recargar hasta 200 kWh bimestrales a un coste de cero euros en el término de energía.

MENORCA - Es Mercadal instala puntos de carga para coches eléctricos

Inconvenientes

Todas estas prestaciones son útiles para las personas que viven en casas unifamiliares con parking, donde pueden recargar sus vehículos durante la noche. También en garajes comunitarios con acceso a un enchufe.

Sin embargo, no todas las personas con vehículo propio tienen garaje, por lo que deben acudir a un punto de recarga en la calle. En estos momentos, la mayoría son gratis e impulsados por las administraciones públicas con el objetivo de incentivar la movilidad eléctrica, aunque seguramente muchos serán de pago en el futuro. En Baleares hay 401, casi todos de carga lenta o semirápida, por lo que el tiempo necesario para cargar la batería oscila entre las cuatro y las seis horas. Además, Endesa cuenta con una red de seis puntos de carga rápida, que en media hora alimentan la batería del vehículo hasta el 80 %, aunque el usuario debe pagar por esta recarga.

El objetivo del Govern es incrementar la red de recarga eléctrica y alcanzar el millar de puntos en el año 2025, como se recoge en la ley de Cambio Climático. Sin embargo, a día de hoy y según las cifras disponibles, Balears es una de las autonomías con más puntos de recarga ya instalados.

Futuro

Pese a la proyección de instalar más recargas, una de las principales dudas de los expertos del sector del transporte es si la red eléctrica está preparada para alimentar a toda la flota. Otro aspecto a que apuntan a es un posible incremento del coste de la energía ya que, en esos momentos, las arcas públicas estatales ingresan entorno a 11.000 millones de euros anuales en concepto de impuestos de los carburantes.