El concurso debería de haber estado resuelto en diciembre. | miquel a. cañellas

9

El Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC) ha decidido paralizar el concurso de adjudicación de las tres concesiones de transporte por carretera interurbano de Mallorca, al aceptar los recursos interpuestos por Globalia Autocares y Aumasa (UTE Transmallorca), así como por Moventis.

El Consorcio de Transportes de Mallorca, que es el organismo que tutela e insta el concurso, se ve obligado de este modo a esperar la resolución del TARC para proseguir con el mismo.

El TARC tardará como mínimo dos meses en dictar sentencia y, según las partes implicadas, «no se descarta que declare nulo el actual pliego y el Govern tenga que sacar adelante otro nuevo, lo cual nos lleva ya a abril o finales de mayo de 2019».

El TARC, tras revisar los recursos presentados, considera que «los perjuicios que podrían derivarse de la continuación por sus trámites del procedimiento de contratación son de difícil o imposible reparación, por lo que procede suspender provisionalmente de éste hasta que se dicte la resolución».

Si el TARC declara nulo el actual pliego, el Govern, por la inminente celebración de elecciones autonómicas, puede optar por esperar y que el concurso salga adelante de nuevo en el transcurso de la próxima legislatura, cuya resolución se dilatará hasta 2020.