Joan Rosselló, presidente de la Sindicatura de Comptes de Balears. | Joan Torres

7

La Sindicatura de Comptes avisa a 17 alcaldes y los presidentes de los consells de Menorca y Formentera que se enfrentan a «multas coercitivas» por no cumplir la obligación de rendir a tiempo las cuentas de los ayuntamientos correspondientes a 2017.

En un comunicado, la institución que preside Joan Rosselló recuerda que su departamento ya ha enviado dos requerimientos a a los alcaldes y presidentes para recordarles que la ley les obliga a dar esta información para que la Sindicatura las revise.

Señala que, de no hacerlo, la ley establece la posibilidad de retener a estos ayuntamientos las transferencias derivadas de la participación en los tributos estatales hasta que se considere cumplida esta obligación. Recuerda que pasará a tener la consideración de infracción muy grave. «Es necesario advertir que el Tribunal de Cuentas realizará requerimientos conminatorios a presidentes de entidades locales que no hayan rendido la cuenta general del ejercicio 2017, que pueden comportar, en su caso, la imposición de multas coercitivas para impulsar el cumplimiento de dicha obligación», añade.

Los municipios señaladas son Palma, Binissalem, Muro, Alaró, Esporles, Sineu, Montuïri, Petra Llubí, Maria de la Salut, Sant Joan, Puigpunyent, Santa Eugènia, Mancor, Fornalutx, Banyalbufar y Estellencs.