Las agencias de viajes de Balears afirman que los residentes no están apreciando los efectos positivos del incremento del descuento aéreo. | FOTO: JAUME MOREY¶

22

La patronal de las agencias de viajes de Baleares Aviba denuncia la estrategia comercial de las aerolíneas que operan en los vuelos entre las Islas y la Península «porque han encarecido los precios pese al aumento del descuento aéreo para los residentes del 50 al 75 %».

El vicepresidente económico de Aviba, Javier Esteban, puntualiza que el alza de precios «es una práctica generalizada por las aerolíneas en fechas puntuales donde la demanda para viajar a la Península se incrementa. Las compañías mueven los precios a su antojo para buscar la máxima rentabilidad, lo que desvirtúa el efecto del incremento del descuento del 75 %».

Aviba añade que al no existir una tabla de precios oficial, salvo la tarifa máxima, «las empresas actúan a su libre criterio por existir una amplia gama de precios. A mayor demanda, aumentan la tarifa base sin control alguno, perjudicando con ello a los residentes de las Islas por tener que pagar más por viajar. Esta estrategia va en aumento a medida que pasan los meses».

Canarias ha tomado cartas en el asunto porque en el archipiélago canario se produce una situación similar. La consejera de Políticas Sociales, Empleo y Vivienda de Canarias, Cristina Valido, ha pedido esta semana al Ministerio de Fomento que intervenga, a través del Observatorio de Precios, y «tome decisiones» ante la subida de los precios en los vuelos Canarias-Península tras la entrada en vigor del descuento del 75 %.

Esta consejera, al igual que Aviba, indica que aunque no hay aún estudios e informes oficiales, la subida de precios en los billetes aéreos es una «evidencia cierta», lo que genera «importantes perjuicios» a todos los residentes.

Valido afirma que hay que evitar que el actual descuento del 75 % «sirva para que las compañías aéreas capten más rentas con un aumento artificial de los precios».

El Govern balear está en la misma sintonía que el canario. La propia presidenta Francina Armengol declaraba unos meses antes de la aplicación del 75 %: «Reclamamos al Gobierno la creación de una comisión mixta para vigilar y controlar la evolución de los precios del transporte aéreo y marítimo y evitar de este modo prácticas comerciales ilegales».

El mayor efecto negativo que se produce con este incremento artificial de los precios, es que los vuelos entre la Península y Balears también suben «lo que afecta negativamente al tercer mercado turístico emisor a las Islas».

La Direcció General de Ports i Aeroports, que dirige Xavier Ramis, muestra su preocupación por este tipo de situaciones y mantiene contactos con Fomento para controlar todas la prácticas comerciales ilegales de aerolíneas y navieras.