Las máquinas han regresado a Son Banya para tirar abajo cuatro viviendas del poblado. | A. Sepúlveda

20

«Cada semana se procederá al derribo de entre 3 y 5 casas del poblado de Son Banya, hasta acabar con las 38 que quedan en pie», ha anunciado este miércoles la concejala de Bienestar y Derechos Sociales del Ayuntamiento de Palma, Mercè Borràs.

«Una vez superado el periodo veraniego, esperamos que no haya más parones», ha señalado Borràs en rueda de prensa a raíz de que en la mañana de este miércoles se hayan reactivado los trabajos de demolición en el poblado, donde en las próximas horas cuatro chabolas serán destruidas. En el pasado julio ya fueron demolidas otras tres.

Aquí te mostramos el antes y el después de una de las viviendas que a lo largo de esta jornada ha sido derruida por los técnicos.

Noticias relacionadas

La concejala de Cort ha asegurado que las cuatro viviendas que serán derribadas esta semana «estaban desocupadas, vacías».

«Desde hace tiempo, sus ocupantes ya tenían la orden de desahucio y esta mañana, cuando han llegado los obreros, ya no había nadie en su interior», ha relatado Borràs. «No ha habido ningún incidente», ha precisado.

Las familias que han dejado las casas que se están demoliendo este miércoles «tienen recursos y no formarán parte del plan de ayuda municipal», ha anunciado la concejala.

«De momento, seguimos trabajando para reubicar con mejores garantías a las tres familias que fueron desalojadas en julio», ha aclarado Borràs.

Estas familias han sido reubicadas «en pisos del Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) o del Patronato Municipal», porque no se han «encontrado casas libres» para ellas.

Borràs ha dicho que «solo si no hay más remedio, alguna de estas familias que salgan de Son Banya podrían ir a parar a barrios como Son Gotleu, Virgen de Lluc, Son Ximelis, La Soledad o Corea, aunque eso se debería replantear por parte del Ayuntamiento».

«En su momento, quedó muy claro que estas zonas eran barrios con problemas y no recomendables para su realojo», ha recordado la regidora.

Borràs ha insistido en que el desmantelamiento de Son Banya «es imparable». «Antes de acabar el año 2020, aquello será un solar», ha concluido.