Juan José López, médico y experto en terapia regresiva: «Sé que Dios existe y que la muerte no es el final»

| Palma |

Valorar:
Visto 4385 veces

El doctor Juan José López Martínez estudió Medicina y ha trabajado como experto en Ginecología, Urgencias y Emergencias.

13-09-2018 | Pere Bota

El doctor Juan José López Martínez (Cartagena, 1953), nieto de pescador y minero, e hijo de ingeniero, «un hombre bueno», según afirma emocionado, estudió Medicina y ha trabajado como experto en Ginecología, Urgencias y Emergencias. Hace más de 20 años que se convirtió en el primer médico español al que una administración sanitaria concedió autorización para ejercer la terapia regresiva con sus pacientes. Este jueves pronuncia una conferencia abierta al público y el fin de semana dirige un taller vivencial sobre terapia regresiva en la Porciúncula, que ya está completo.

¿Qué es una regresión?

—La regresión surge por una necesidad. Es consecuencia de que el ser humano es capaz, de forma espontánea, de entrar en entrado regresivo. Todos los seres humanos poseemos la capacidad natural de entrar en un estado alterado de conciencia para conectar con una emoción o una sensación. El terapeuta lo único que hace es acompañarle, nunca va por delante. Lo que debe tener el terapeuta es paciencia para esperar que el paciente vaya destapando sus emociones. Lo que hacemos es hacer consciente lo inconsciente.

¿Hasta qué momento puede ‘regresar’ el paciente?

—Hasta la juventud, la infancia, el vientre materno e incluso se puede llegar a una serie de experiencias que la persona relaciona con sus vidas pasadas.

¿Usted, como hombre de ciencia, cómo explica la terapia de regresión?

—La verdad es que hace 25 años no hubiera dado una charla como la que voy a dar hoy. Yo era y sigo siendo un hombre de ciencia, pero hay algo a lo que hay que prestar atención: la evidencia. Hay cosas que la ciencia hoy en día no puede demostrar, todo es cuestión de tiempo, pero la evidencia en muchas situaciones es absolutamente innegable. Yo creo firmemente que la casualidad no existe y que el universo se encarga de muchas cosas.

¿Usted ha vivido alguna regresión?

—Sí. La verdad es que las 10 primeras veces no reaccioné. En la número 11 si que conseguí entrar en estado regresivo. Reconozco que al principio no me lo terminaba de creer porque yo no reaccionaba, probablemente porque soy un tipo muy analítico que razona mucho las cosas. Estoy con los pies en el suelo. Ahora estoy esperando el momento en que la ciencia demuestre que la regresión existe. Yo he vivido 21 regresiones como paciente.

¿Su trabajo como terapeuta ha provocado algún cambio en sus creencias religiosas?

—Soy católico y me educaron en colegios religiosos, antes de practicar esta técnica tenía altibajos en mis creencias. Sí que me ha afectado, ahora sé que Dios existe y que la muerte no es el final, sino el principio.

¿Usted cree en la reencarnación?

—Por lo que he vivido con muchos pacientes, algunos de ellos cercanos a la muerte, no me queda otra que aceptar que la reencarnación existe. Creo que la respuesta está en nuestra alma.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3

Zenon
Hace 2 meses

Me pregunto el ser humano según los cientificos existe hace cientos de miles de años, que hacia DIOS antes de 2018 ¿la siesta?

Valoración:-1menosmas

manumenorca
Hace 2 meses

... yo no soy médico, pero sé que dios no existe, y estoy igual de convencido que ese señor que es médico y que afirma lo que él cree... no tiene evidencias ni pruebas... él cree que la casualidad no existe.. es su único argumento... y es una opinión.,. no creo que baste para que su opinión prevalezca sobre la mía...

Valoración:-3menosmas

elpieses
Hace 2 meses

Muy sencillo Joan: Dios no existe, es lo que podríamos equiparar a Zeus en la antigua Grecia. Zeus pertenece a la mitología, una forma que había antiguamente de darnos explicaciones a algo que desconocían totalmente. Hoy, en Occidente ocurre lo mismo. Tenéis miedo de qué ocurrirá cuando os moráis y por eso os habéis inventado a ese tal dios, pero lamentablemente la muerte no es más que la disfuncionalidad de las células que forman nuestro cuerpo multicelular y que, en morir, dejan de funcionar en su totalidad. Por eso nunca ha venido ningún muerto a visitarnos, ni en forma de zombi ni en forma de ente.

Valoración:-1menosmas

jesper
Hace 2 meses

Denuncia por ofensa contra la libertad de culto, que lo demuestre en un juzgado....

Valoración:-11menosmas

joan
Hace 2 meses

elpieses .si dios no exsiste por que la muerte es el final como lo sabes?? todo ser creado por el señor tiene su funcion en esta vida menos el ser humano .

Aquellos cuyo celo por la vida del mundo los extravió mientras pensaban que hacían el bien con lo que hacían.

Valoración:-10menosmas

elpieses
Hace 2 meses

Yo, por mi parte, sé que Dios no existe y la muerte es el final. Quiero que me entrevisten también.

Valoración:-4menosmas

miki
Hace 2 meses

Porque siempre damos la culpa a Dios de nuestros males,cuando es el ser humano el que hace las maldades.Parece más fácil hacer el mal que el bien.

Valoración:19menosmas

elpieses
Hace 2 meses

De la misma manera que él está seguro que Dios existe, yo estoy seguro que Dios no existe. También soy licenciado, tengo un máster (que no es de la universidad rey juan carlos) y estoy estudiando un doctorado (es mi segundo año). ¿Quién de los dos tenemos razón? Aún veo más factible la posibilidad de que exista un Denda, un Kaioh Sama, un Bills o un Zeno-Sama antes que Dios, Alá o Buda.

Valoración:-3menosmas

joan de sa muntanya
Hace 2 meses

@republica : Confundes a Dios con el Demiurgo. Lee un poco más a Platón y no dejes que te coman el coco los políticos charlatanes!

Valoración:6menosmas

Warp
Hace 2 meses

No explica qué es una regresión, ni qué hace en la terapia -claro, para eso habrá que pagar un buen dinerito para los cursos-. Por lo que veo, tampoco entiende que en psicología ya se conocen desde hace tiempo los síndromes disociativos, normalmente provocados por traumas complejos -accidentes, enfermedades graves, abusos, malos tratos...- y hay distintas formas de abordarlos que nada tienen que ver con la reencarnación ni con la religión ni, sobre todo, con "acompañar y no hacer nada", porque eso es justamente lo más peligroso, dejar que una persona disociada se interne más aún en el recuerdo del episodio que lo provocó, para que al final se fracture por completo. Menudo timo.

Valoración:5menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3