En la imagen, técnicos de radiología de Son Espases estudiando una resonancia. | Redacción Local

32

La resonancia magnética, un aparato que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del cuerpo, es una de las técnicas más demandadas para detectar enfermedades como el cáncer.

Usuarios de la sanidad pública balear denuncian que han tenido que esperar más de 150 días para que les realizaran un examen a través de la resonancia magnética en los hospitales del IB-Salut.

«Estoy indignado, llevo más de 100 días esperando que me llamen para realizar dos resonancias magnéticas, una de rodilla y otra de la zona lumbar», explica Florencio, uno de las personas que se ha puesto en contacto con este periódico para denunciar que cada vez parece más difícil acceder a esta prueba radiodiagnóstica.

Este usuario, cansado de esperar y de idas y venidas al hospital de Son Espases, decidió acudir a la sanidad privada y pagó de su bolsillo las dos resonancias «que me habían pedido los médicos de la sanidad pública». «Que todavía no me hayan llamado de la sanidad pública me ha costado tener que pagar 310 euros a dos centros privados para que me realizaran las dos resonancias», indica Florencio.

El IB-Salut informó el pasado mes de agosto que el tiempo medio de espera para una resonancia magnética era de 51 días y que había 15.184 personas en lista de espera.
Indignación

«No se de dónde saca el IB-Salut que la demora media es de 51 días, yo estuve 160 días (de febrero a julio) para que finalmente me hicieran la resonancia», afirma Antònia, otra usuaria de la sanidad pública que afirma que «con sólo leer los datos que ha dado el IB-Salut me indigno todavía más, creo que nos están tomando el pelo».

Opinión que también comparte Montse, otra ciudadana, para quien los médicos solicitaron una resonancia magnética preferente en enero, pero la prueba no se realizó hasta finales de junio, «llevaron a cabo la prueba 172 días después de que un profesional de la Medicina opinara que era necesario estudiar mi caso con más profundidad», explica.

Actualmente, se hacen resonsancias magnéticas en todos los hospitales públicos excepto en Manacor y Formentera.