El aeropuerto de Palma registra desde marzo incrementos de tráfico elevados, de ahí que el suministro de combustible a las aeronaves por parte de CLH también ha aumentado y se sitúa por encima del 4 % respecto al pasado año. | Redacción Local

5

La intensa actividad turística y del resto de sectores productivos que se viene produciendo desde el pasado mes de marzo, ha provocado un récord de consumo de todo tipo de combustibles en Mallorca. El puerto de Palma está en registros históricos, así como la distribución de carburantes y de queroseno para aviación, en concreto el Jet-1.

El transporte de mercancías de graneles líquidos en el puerto de Palma, según datos de la Autoritat Portuària de Balears, refleja el intenso dinamismo económico que hay este año, ya que el balance (ver gráfico adjunto) no puede ser más positivo, más aún cuando en los meses previos al inicio de la temporada turística se han registrado incrementos de hasta un 61 %, caso de marzo, y de un 32 % en abril.

La Compañía Logística de Hidrocarburos, CLH SA, y su filial CLH Aviation SA, compañía española dedicada al almacenamiento, transporte y distribución de combustible hidrocarburos y productos petrolíferos, ha pulverizado este año sus niveles de actividad en Mallorca respecto a anteriores ejercicios.

El incremento progresivo del turismo desde marzo, mes el que tuvo lugar este año la Semana Santa, propició que CLH registrara una mayor salida de sus productos por el aumento del consumo privado y empresarial.

La media mensual de la salidas de productos desde las instalaciones de CLH en Mallorca, caso de Porto Pí y Son Banya, se mantiene en unos niveles medios de crecimiento en torno al 4 % en carburantes y de cerca de un 3 % en querosenos.

Desde esta empresa puntualizan que el tipo de combustible que más demanda ha tenido es el Jet-1, el queroseno para aviones. El incremento del número de movimientos de aviones en Son Sant Joan ha sido progresivo desde marzo y tuvo en julio su máxima punta, con 29.837, lo que se tradujo al final en que el aeropuerto contabilizara por vez primera en su historia un flujo de más de 4,3 millones de pasajeros.