Contenedor lleno de basura y restos en la playa. | MIQUEL PONS / MIQUEL OBRADOR

La Associació de Veïns es Born del Molinar, que preside Miquel Obrador, alerta de la gran presencia de ratas en el barrio como consecuencia del auge de las cenas y celebraciones que tienen lugar casi a diario, sobre todo los fines de semana, en las pequeñas playas de la zona y la suciedad que provocan.

Obrador explica que desde hace casi un siglo es una tradición de los vecinos del barrio cenar en el muro que separa el paseo de la playa la víspera de la festividad de Nuestra Señora del Remedio, patrona de este barrio, que se celebra el día 15. Pero ahora, advierte, estas cenas ya no son solo esa noche ni en el muro, «sino que cada vez más, en las noches de verano, sobre todo cuando hace el calor de los últimos días, los amigos y las familias se van a las playitas que se han ido formando para cenar». Todo esto, asegura Obrador, «ha dado lugar a un nuevo fenómeno cada vez más multitudinario que este año se ha desbordado y se ha convertido en un problema para el barrio». Reconoce que «todo esto nos provoca una inquietud de la que estamos avisando para que se ponga remedio».

«Que la gente cene en la playa en verano nos parece muy bien y es normal que se haga –insiste el líder vecinal–, pero el problema viene cuando se marchan, a las dos o las tres de la madrugada y siempre se queda algún resto de comida o de plástico que atrae a las ratas que llegan allí desde los torrentes». Obrador explica que en el barrio transcurren dos torrentes, el Torrent de na Bàrbara y el Torrent Gros, pero cada vez más las ratas se acercan a las playas y los campos.

Por todo ello, desde la asociación se hace un llamamiento a las personas que acuden a las playas «para que sean responsables y recojan toda la basura que pueda quedar, peladuras, bolsas, etc.». Desde la asociación se hace también un llamamiento al Govern balear para que mantenga limpios los torrentes y al área de Sanitat del Ajuntament para que actúe contra los roedores.