Vista general de Cala Millor. | Gabriel Alomar

Los propietarios de viviendas plurifamiliafres de Cala Millor, Cala Bona, Son Moro, s’Illot y Calas de Mallorca que quieran destinar sus viviendas a alquiler turístico no tendrán ninguna limitación por ahora, si bien estas zonas se añadieron como maduras y saturadas en el Plan de Intervención en Ámbitos Turísticos (PIAT) a las determinadas con anterioridad: Platja de Palma-s’Arenal, Peguera, Santa Ponça y Palmanova-Magaluf.

El PIAT se aprobó el viernes pasado en el pleno del Consell de forma inicial. La consellera insular de Territori, Mercedes Garrido, explicó entonces que el PIAT no entrará en vigor hasta su aprobación definitiva, como máximo en dos años. Sin embargo, se mantiene una moratoria para las zonas inicialmente previstas que no afecta a las añadidas con posterioridad.

Es decir, que los vecinos de Cala Millor y el resto de zonas de este ‘paquete’ pueden pedir ahora la adquisición de plazas turísticas si cumplen todos los requisitos previstos por la norma, lo que no podrán hacer cuando se apruebe el PIAT de forma ya definitiva.