Es una de las medidas incluidas en el plan de movilidad pensada para limitar la circulación de vehículos en el centro de las ciudades. | M. DOMINGUEZ

40

El Govern se ha propuesto combatir la saturación del vehículo privado en las Islas, especialmente en Palma, y para ello fomentará el uso de medios de transporte alternativos y no contaminantes, en especial la bicicleta. Lo hará además con una línea de subvenciones para que los ciudadanos compren bicicletas eléctricas.

Se trata de una línea de actuación incluida en el plan de movilidad 2019-2026 que acaba de presentar el conseller de Territori Marc Pons. En el avance del plan no se detalla cómo se fijarán estas subvenciones, pero sí se apuesta por el fomento del uso de este transporte a través de subvenciones del Ejecutivo. La propuesta aparece en una serie de actuaciones encaminadas, a su vez, a fomentar el uso de energías alternativas y la movilidad eléctrica.

En consonancia con este plan, también se prevé la ampliación de la red de puntos de carga ya sea a través de electrolineras o de puntos de recarga particulares. También aparece la obligación de que la administración pública vaya incorporando vehículos eléctricos de forma progresiva.

Los estudios realizados por el Govern en la fase previa de redacción del plan de movilidad señalan que apenas un 2 % de todos los desplazamientos que se realizan a diario en las Islas se hacen en bicicleta, de ahí la intención de fomentar este medio de transporte y conseguir que su uso aumente en los próximos ocho años. El objetivo es que, al finalizar la vigencia del plan, el número de desplazamientos en bicicleta suba al 9 por ciento.

Tráfico de vehículos

El aumento en el uso de la bicicleta como medio de transporte en ciudad permitirá rebajar las densidades de ocupación de algunas vías de Palma. El caso paradigmático es el de la vía de cintura. Los datos del Govern apuntan a que, en 2017, utilizaron esta carretera un total de 147.453 vehículos. El Govern confía en que las medidas de contención tengan efecto y en 2026 la ocupación de la vía de cintura baje a 110.762, lo que significa una reducción de unos 36.000 vehículos.

En el acto de presentación del plan de movilidad, el conseller de Territori, Marc Pons, explicó que la voluntad del Govern no es que la gente deje de hacer desplazamientos en las Islas, sino que no los haga en vehículo privado y recurra a movilidad alternativa.

Reducción del límite de velocidad en las ciudades a 30 kilómetros

Otra de las propuestas novedosas que incorpora al plan de movilidad es la posibilidad de reducir a 30 kilómetros por hora el límite de velocidad en las ciudades y a 100 kilómetros por hora en lo que el plan llama «calzadas segregadas». En ciudad, el límite está en 50 y en las calzadas segregadas está en 120 kilómetros.