El edificio, que está catalogado por el Consell, fue la sede administrativa y comercial de la empresa Gas Electricidad SA (Gesa) hasta 2007. El inmueble pasó a titularidad municipal dos años después. | M. À. Cañellas

16

Cort está dispuesto a ceder el edificio Gesa para poder salvar el gran parque previsto en la fachada marítima. Así lo anunció este miércoles el teniente de alcalde de Urbanisme, José Hila, que insistió en que «la prioridad es garantizar que la fachada marítima sea una zona verde -desde el Palacio de Congresos a la Costa del Gas- de la que puedan disfrutar todos los ciudadanos».

Hila quiso ser muy cauto y precisó que hasta que los técnicos de Cort no le entreguen el estudio de la nueva reparcelación de la fachada marítima no podrán negociar con Endesa. No obstante, los técnicos le han consultado si pueden tener en cuenta el edificio Gesa a la hora de realizar las compensaciones del nuevo planeamiento de la fachada marítima y los ha autorizado. La intención es que se mantenga el reparto de solares que hizo el gobierno de Aina Calvo y que se añadan algunas plantas del edificio Gesa, o su totalidad si es necesario, para compensar de forma correcta a la eléctrica. El juez anuló el planeamiento aprobado en 2009 porque la compensación realizada por el Ajuntament no era suficiente. Ahora está vigente el planeamiento de 2003 y la intención de Cort es tener aprobado el nuevo planeamiento inicialmente en diciembre, ya que acaba la suspensión de licencias.

Noticias relacionadas

Respecto a la propuesta de Endesa de que el edificio Gesa acoja un hotel en las últimas cuatro plantas, Hila aseguró desconocer si es viable, ya que los técnicos están realizando un estudio sobre los usos. Actualmente tiene un uso residencial, según el planeamiento de 2003, pero hay que tener en cuenta que ahora también es un Bien de Interés Cultural (BIC). Aunque el titular de Urbanisme no quiso hacer «futuribles», podría incluirse en la negociación un posible cambio de usos si fuera necesario para que pueda albergar el hotel. Sí dejó claro que en función del uso que determinen los técnicos el inmueble tendrá un valor.

Por su parte, Ciudadanos (C’s) ha pedido de urgencia la comparecencia en el pleno del alcalde de Palma, Antoni Noguera, por su gestión del edificio de Gesa durante la época en la que fue regidor de Urbanismo (2015-2017).

Endesa, tras conocer las declaraciones de Hila, puntualizó que «hay que llegar a un acuerdo con el Ajuntament». Endesa, que no quiso entrar en ninguna polémica sobre el por qué Cort retrasa la entrega del edificio, apuntó: «Siempre hemos tenido, tenemos y vamos a tener vocación de compatibilizar nuestros intereses con los de la ciudad. Es decir, que compatibilizaremos los valores socio económicos con los de preservación, pero insistimos en que hay que llegar a un acuerdo con el Ajuntament».