Fina Santiago, en una imagen de archivo. | GRUP SERRA

33

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha negado este martes rotundamente que se produzcan «masivas» fugas de menores que residen en el centro de internamiento de Es Pinaret de Marratxí y, en concreto, en 2018 se han contabilizado por ahora 4 huidas por parte de 3 menores.

Sobre las autorizaciones de salida, este año se han concedido 1.820 y se han producido 20 no retornos, según los datos expuestos por la consellera con ocasión de una pregunta del PP en el pleno del Parlament.

La consellera ha relatado que ha mantenido una reunión con la delegada del Gobierno en Baleares, María Salom, para pedir colaboración de la Policía Nacional y la Guardia Civil, e incluso le propuso la firma de convenio de 1 millón de euros para que estos cuerpos de seguridad del Estado se encargaran de la seguridad de Es Pinaret debido a su profesionalidad y preparación.

Sin embargo, «la contestación (de la delegada del Gobierno) fue no», ha lamentado la consellera, que ha reseñado la mejora de las medidas de seguridad en Es Pinaret como el aumento del número de las horas de trabajo de la empresa privada de seguridad, el alargamiento de la rejas para evitar las huidas y el incremento de las cámaras de seguridad.

La diputada del PP Sandra Fernández ha criticado que la consellera lleve tres años «minimizando» los problemas de Es Pinaret y ha rechazado que hable de fugas y no retornos de jóvenes «como si fuera algo normal».
Fernández ha compartido las dificultades de gestión de este centro, pero «lo que no es admisible es minimizar los problemas que hay».

Aunque las fugas y no retornos solo fueran uno «se trata de un tema muy grave», ha dicho la diputada popular, que ha pedido a la consellera que «sea capaz de admitir» que las actuales medidas no son suficientes para evitar la fuga de menores.