El Govern actual ha endurecido todos los requisitos para poder realizar reformas y ampliaciones en los hoteles, de ahí que desde mediados del pasado año el número de proyectos que han entrado en la Conselleria de Turisme han caído en picado.

13

Las obras de modernización hotelera en Mallorca quedarán prácticamente paralizadas en 2020, ya que no habrá proyectos para ejecutar al imperar desde julio de 2017 una normativa más restrictiva en lo concerniente a crecer en plazas y en el número de alturas en los establecimientos. La Conselleria de Turisme afirma que hay pendientes de ejecución 170 proyectos aprobados con la legislación derogada, los cuales se llevarán a cabo durante este invierno y el de 2019.

El director general de Turisme, Antoni Sansó, explica que la finalización de la aplicación de la Disposición Adicional IV de la Ley de Turismo en julio de 2017, que permitía crecer un 10 % en superficie y en más plazas hotelera, «propició una avalancha de expedientes de reformas hoteleras durante el mes de julio, de ahí los 86 expedientes que se tramitación en Turisme. Lo mismo sucedió desde 2014, que es cuando el Govern anunció que modificaría la legislación aprobada por el Govern del PP».

Sansó añade que pese al descenso de la entrada de proyectos, cuatro desde julio pasado, «hay obra pendiente para ejecutar durante estos dos próximos inviernos con los criterios de la legislación antigua». La inversión prevista, según Turisme, alcanzará los 230 millones de euros.

Preocupación

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Asociación de Constructores de Balears muestran su preocupación por los efectos de la actual legislación, mucho más restrictiva desde el punto de vista urbanístico.

Con la normativa que imperaba hasta julio de 2017, los empresarios pudieron incrementar sus hoteles en altura (máximo dos sin superar las siete plantas), la categoría de los establecimientos y cambiar el tipo de turista.