Matas declaró en la instrucción del ‘caso Son Espases’ en el año 2015. | M. À. Cañellas

11

El expresident Jaume Matas niega que cometiera ningún delito en torno a la adjudicación del hospital de Son Espases. En su escrito de defensa se rechazan los cargos por los delitos de prevaricación, fraude, tráfico de influencias y malversación. Por ellos, la Fiscalía le reclama una condena de cuatro años y medio de prisión, la más elevada de todas las acusaciones personadas en la causa. El escrito de Matas, sin embargo, no incluye ningún tipo de referencia al proceso de adjudicación, sólo da por negados los hechos de forma genérica. Así, el expresident mantiene su hermetismo en torno a la adjudicación de la obra pública más cara jamás contratada en las islas.

Durante la instrucción del caso, Matas se negó a declarar. En la comisión de investigación en el Parlament, se disculpó con que estaba bajo una investigación penal para no contestar. Queda por tanto para el juicio cualquier posible explicación detallada sobre si intervino para que el concurso fuera para OHL, empresa de Juan Miguel Villar Mir, luego para parar esta adjudicación y finalmente para que el contrato se lo llevara FCC de Florentino Pérez.

La fiscal del caso, Laura Pellón, considera que Matas cometió delitos en torno a la contratación principal -el tráfico de influencias- y en torno a un contrato menor, el de la empresa Global PM, que fue la encargada de supervisar todo el proceso de adjudicación de las obras. El abogado del expresident, Josep Zaforteza, niega estos delitos.

El plazo para todas las partes para presentar escritos de defensa termina ahora y el caso pasará a la Audiencia Provincial para que señale la celebración del juicio. Junto al expresident se sentarán en el banquillo la exconsellera de Salut, Aina Castillo, para quien se piden un año y tres meses de cárcel. Para Para el exgerente del IB-Salut Sergio Bertrán reclama una condena de tres años de prisión. El cuarto acusado es el responsable de Global PM, para quien se piden dos años de prisión.

El juicio es uno de los dos que tiene Matas pendientes de celebración, junto al del ‘caso Over’, en el que se le reclaman cinco años de cárcel. Los afrontará con sentencia firme en el ‘caso Nóos’.