Los vecinos reclaman más recursos para la vigilancia, control y sanción de los «efectos nocivos de las terrazas». | Ayuntamiento de Palma

Los vecinos de Canamunt han intervenido en el pleno del Ayuntamiento de Palma, que ha aprobado inicialmente la ordenanza de terrazas a aplicar en la capital balear, solicitando que se revise esta normativa puesto que «la ciudad gana espacio público pero es insuficiente».

En su intervención la representante del colectivo vecinal ha destacado que «los residentes de Canamunt seguimos con los mismos problemas que en 2012, donde también intervinimos en el Pleno de este Ayuntamiento por el mismo motivo. Nos encontramos que bares, restaurantes y hoteles siguen abusando del espacio público».

En su opinión, las «pequeñas plazas y calles estrechas están sobreocupadas y, ahora también, saturadas de turistas.

«La situación se agrava para personas con carritos de bebés, personas con movilidad reducida y mayores, por lo que pedimos más espacio para poder pasar con comodidad, pasear, descansar y jugar». «Esta comercialización del espacio público quita a la ciudad y a los residentes un espacio vital donde desarrollar actividades cotidianas e importantes», ha destacado la vecina.

Asimismo, reclaman más recursos para la vigilancia, control y sanción de los «efectos nocivos de las terrazas», como son los incumplimientos de horarios, y excesos de ruido y de espacio ocupado.