La parafernalia de color amarillo se ha convertido en un símbolo a favor de la excarcelación de los políticos presos. Imagen de la manifestación de este pasado domingo en Barcelona. | Efe

45

El colegio Mata de Jonc de Palma ha soliviantado algunas sensibilidades por un curioso hecho. Este lunes una usuaria realizaba un tuit censurando que los niños de este centro concertado acudieran a clase portando globos amarillos.

La publicación en origen era de Patricia Guasp, una abogada que anteriormente estuvo vinculada al PP de la capital balear. De hecho trabajó como «asesora en los asuntos europeos del Gobierno autonómico de las Islas Baleares» en la pasada legislatura, aunque últimamente se encuentra algo más cercana a la esfera de Ciudadanos.

El caso es que para Guasp resultaba penoso que en un colegio «donde la enseñanza es toda en catalán, todos los niños llevaban globos amarillos».

«¿Qué opina el Govern del adoctrinamiento en las aulas de un colegio concertado?», ha lanzado al aire Guasp, sin obtener ninguna respuesta por parte de la Conselleria ni de ningún cargo o representante.

Lo que para algunos resulta inadmisible, para otros no pasa de simple anécdota. Así, fuentes del colegio palmesano han afirmado que la escuela está llena de globos amarillos, aunque no es por ninguna cuestión política, sino que obedece a una próxima actividad del centro.

Los distintivos en color amarillo en lazos y todo tipo de enseres se ha prodigado últimamente como un gesto de apoyo a los políticos catalanes presos por la causa del 'procés'.