Imagen de la iluminación actual de la Catedral de Mallorca, el monumento más importante de Balears. | L.F.

16

La Catedral de Mallorca lucirá mejor su grandiosidad también de noche, gracias a la nueva iluminación exterior que el Ajuntament instalará este mismo año. A la Seu le seguirán otros monumentos y símbolos de la ciudad de Palma, como el Castell de Bellver o la muralla medieval.

El concejal de Infraestructures i Accesibilitat del Ajuntament, Rodrigo Romero, explica que «ya hemos tenido reuniones con el Obispado de Mallorca y ahora hemos iniciado una ronda de consultas con otras entidades, como el Consell de Mallorca, a través de la Direcció de Patrimoni, para informar y ver qué piensan ellos».

Romero explica que «evidentemente la Seu es el monumento más importante que tenemos en Balears y su iluminación es un factor importante que afecta a distintas instituciones. Cualquier intervención tiene que pasar distintos filtros, incluido el de la Comissió de Centre Històric, por eso estamos recogiendo opiniones y mostrando el proyecto que hemos realizado y a partir de ahí, si todo va bien, empezar con este proyecto que esperamos que se materialice este mismo año».

En la Catedral se implantará un sistema de luces Leds con tecnología RGB, sigas en inglés de rojo, verde y azul, que combinan estos tres colores para producir más de 16 millones de tonos de luz. La iluminación que tiene actualmente la Seu, explica el concejal de Podem Palma, se basa en la lámpara de descarga (vapor de sodio) y es por inundación «y lo que se pretende ahora es destacar el monumento en sus aspectos más simbólicos y arquitectónicos y ofrecer una luz mucho más cálida». Pero, además, este sistema también permitirá cambiar los colores para ocasiones especiales, «como por ejemplo el día de la Unión Europea, la Catedral se podrá iluminar de azul, si así se consensua».

La nueva iluminación no solo dará un mejor aspecto estético al monumento, sino que beneficiarán la conservación del mismo, y permitirá que la primera línea de Palma, incorporando también el Palacio de Congresos, ofrezca una misma iluminación.

La idea surgió porque la iluminación actual, añade el edil, «está obsoleta y hay que cambiarla y se aprovechará esta renovación para mejorar el tipo de iluminación, como se ha hecho por ejemplo en el puente de Londres o en distintos monumentos en París, colocando una iluminación que le dé un poco más de protagonismo al monumento y que se vea casi como se ve de día, no que se vea una mancha de luz y que se destaque sus elementos más importantes».

La nueva iluminación será financiada por el Ajuntament y el presupuesto estará entre los 300.000 y 500.000 euros. Técnicamente, detalla Romero, «es complicado instalar este sistema por el tipo de edificio de que se trata y porque antes se ponía cableado de cualquier manera. Así se aprovechará este proyecto para que no se vea el cableado pero al mismo tiempo sin tocar la pared, este es un aspecto que se está estudiando con mucho cuidado». De la iluminación interior del templo se encarga la Catedral.