Baleares cerró 2017 con una deuda de 8.802 millones de euros, según el Banco de España, que sitúa esta cifra en el 29,4 % del PIB del archipiélago, dos décimas por debajo de los datos provisionales de la contabilidad del Govern balear.

«La deuda pública de las Islas Baleares recupera los valores de cuatro años atrás en términos relativos», ha destacado hoy en un comunicado la Conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas.

Su titular, Catalina Cladera, como hizo la semana pasada al presentar los datos de cierre presupuestario del año pasado, ha destacado que se están cumpliendo sus previsiones de «estabilización de la deuda, que es el paso previo a la bajada de este lastre».

Esta tendencia permitirá que en 2018 se reduzca, por primera vez en años, la deuda en términos absolutos hasta situarla en torno a los 8.600 millones de euros, un 27,8 % del PIB previsto para el actual ejercicio.