0

El Govern se ha adherido este viernes al fondo estatal Facilidad Financiera, línea alternativa el Fondo de Liquidez Autonómica para las regiones que cumplen con los límites de déficit, deuda y pago a proveedores, del que solicitará en el conjunto del año casi 948 millones de euros para vencimientos de deuda.

Como la administración autonómica cerró el último ejercicio económico por debajo de los techos de déficit público y deuda y pagó a sus proveedores dentro de los plazos legales, en 2018 puede acceder a financiación estatal mediante una modalidad menos exigente en cuanto al control de las cuentas del Govern por parte del Ministerio de Hacienda, ha explicado la portavoz del ejecutivo, Pilar Costa.

Costa ha indicado en la rueda de prensa posterior al Consell de Govern que pese a este menor rigor en el control estatal de las cuentas autonómicas, el ejecutivo considera «recentralizador» el mecanismo de ayuda a la financiación de la deuda que impone el Gobierno central.

«Seguiremos pidiendo la reestructuración de la deuda con el Estado, que es el 70 % del total», ha subrayado la portavoz del Govern.

El presupuesto autonómico de 2018 contemplan un endeudamiento previsto para el ejercicio de 947.891.670 euros que se solicitará por la vía de Facilidad Financiera de forma trimestral.

Para el primer cuarto del año se han solicitado 469,3 millones, prácticamente la mitad de lo previsto para todo el año.