La actuación que se está llevando a cabo en el pasillo rodante que conecta la zona de llegadas con el párking prevé que sea más ancho y rápido. | Pere Bota

15

El aeropuerto de Palma se encuentra inmerso desde el pasado mes de noviembre en un amplio plan de obras de mejora de las principales infraestructuras con el objetivo de optimizar todos los servicios. Dentro de esta planificación destaca la renovación de los pasillos mecanizados que unen los diferentes módulos y el edificio del párking.

La inversión para modernizar los pasillos rodantes superará los 14 millones de euros este año, aunque el plazo de ejecución va por fases y en la primera de ellas se engloba el cambio integral que se acomete ahora en el pasillo rodante que conecta la terminal de llegadas con el edificio del parking.

Del total de pasillos a renovar, en cuatro de ellos se reducirá su longitud actual para evitar interferencias con otras circulaciones. Además de los 40 nuevos pasillos, otros diez serán eliminados por no considerarse necesarios para el funcionamiento del aeropuerto. Para estos últimos se prevé el desmontaje y retirada de los pasillos, el cierre de los huecos o fosos existentes en la estructura y la reposición del solado en el área afectada por otro similar al existente.

El Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) contempla inversiones por unos cien millones de euros este año en el aeropuerto de Son Sant Joan. A parte de los pasillos destaca la renovación del sistema informático de tratamiento del equipaje en facturación, el sistema SATE, para el cual está previsto una inversión en una primera fase de ocho millones de euros. La actuación más importante, con más de 19 millones de euros, se centra en el cambio de solado de plataformas de estacionamiento de aeronaves en los módulos B y C. El aeropuerto contará, asimismo, con ascensores panorámicos antes del inicio de la temporada de verano.